Ejecución presupuestaria

El Estado gastó 26.000 millones en intereses en 2012, un 17% más

La partida de gastos de personal es el capítulo que registra un mayor descenso

Hacienda reconoce retrasos en las devoluciones de impuestos por el mayor control fiscal

El Gobierno central destinó el año pasado 26.055 millones de euros en pagar los intereses de la deuda pública, un 17,3% más que el año anterior. El capítulo de los gastos financieros es el único que aumenta de forma notable. Así se desprende del informe de ejecución presupuestaria de diciembre publicado por el Ministerio de Hacienda en su página web.

Los gastos del personal activo -sin tener en cuenta las clases pasivas- ascendieron a 13.144 millones frente a los 16.480 millones presupuestados. Esta diferencia se explica por la eliminación de la paga extra de Navidad, una medida que adoptó el Ejecutivo de Mariano Rajoy ante la dificultad para cuadrar el déficit público.

Se registró una caída del 72% en las devoluciones de Sociedades en el cuarto trimestre

Como ya avanzó el Ejecutivo, el desfase de la Administración central ascendió al 3,83%, cuando el objetivo era del 3,5%. Sin embargo, en esa cifra también se incluyó a la Seguridad Social que, en lugar del equilibrio previsto, registró un déficit de 10.500 millones (0,96% del PIB).

El gasto en inversión pública cayó un 1,9%. Hay que tener en cuenta que este es el capítulo que ha sufrido mayores recortes desde el inicio de la crisis y, por lo tanto, cada año resulta más complicado reducir la partida en inversión, que ascendió en 2012 a 6.762 millones.

Por el lado de los ingresos, las cifras confirman un extraordinario diciembre para la Hacienda pública, mes en el que las cuentas reflejan el efecto del incremento de los pagos fraccionados en el impuesto sobre sociedades y, además, recogen los resultados del aumento de tipos de IVA. Buena parte de la recaudación derivada de la amnistía fiscal también se contabilizó en la última parte del año. De hecho, solo en diciembre, la recaudación tributaria alcanzó los 15.024 millones, una cifra sin precedentes y, por lo tanto, superior a los registros de la época del boom inmobiliario. El impacto de las subidas de fiscales alcanza los 11.237 millones. Todos los tributos habrían registrado drásticas caídas si el Ejecutivo no hubiera elevado los impuestos. Al final, el resultado del ejercicio muestra que la recaudación fiscal alcanzó los 1687.567 millones en 2012, un 4,2% más que el año anterior.

Hacienda reconoció que el año anterior se redujeron las devoluciones. Y lo atribuye al mayor control fiscal y al deterioro de la economía que explica que caigan también la solicitud de devoluciones. Sin embargo, analistas fiscales argumentan que el Ejecutivo, para mejorar el déficit, ha devuelto en enero de este año cuotas de IVA y Sociedades que, en condiciones normales, se hubieran realizado en la última parte del ejercicio anterior. Por ejemplo, entre octubre y noviembre de 2012, Hacienda devolvió 749 millones en el impuesto sobre sociedades por 2.709 millones en el ejercicio anterior. Una caída del 72%. Y una circunstancia similar se produjo en el IVA. Fuentes empresariales reconocen que han notado un retraso en las devoluciones de impuestos.

Normas