Resultados anuales

"Bankia puede devolver las ayudas"

Goirigolzarri afirma que ahora el resto es hacerla rentable

El presidente asegura que Bankia es "solvente y sólida"

Comunidad de Madrid / Madrid

En rueda de prensa, Goirigolzarri ha considerado que la situación de Bankia es "radicalmente diferente a la de hace nueve meses" y "la solvencia no es inferior a la de ningún banco de este país", aunque el grupo registró una pérdida de 19.193 millones de euros en 2012.

El banquero ha recordado que el resultado negativo anunciado hoy está en línea con la previsión adelantada a finales de noviembre, por lo que no debe ser una sorpresa. Además, ha insistido, al igual que su "número dos", el director general de presidencia, José Sevilla, que la entidad, que ha recibido una inyección multimillonaria de fondos públicos, cuenta con un balance "saneado, solvente y muy líquido".

Para apoyar este argumento, Goirigolzarri ha explicado que el balance está saneado porque todas las participadas está ajustadas a precios de mercado y la entidad cuenta con una exposición al riesgo promotor "muy reducida", el 3,6 % de la cartera. A conseguir ese bajo dato ha contribuido el traspaso de Bankia de buena parte de sus inmuebles al "banco malo", Sareb.

En cuanto a la solvencia, el sucesor de Rodrigo Rato al frente de Bankia ha subrayado que tras la ampliación de capital, a través de la cual se materializa la inyección de fondos públicos, la solvencia del grupo será del 9 %, en términos EBA. A futuro, prevé que esta solvencia siga mejorando porque Bankia tiene un modelo de negocio que, a juicio de Goirigolzarri, va a generar capital de forma "muy importante" en los próximos años.

Por último, el banquero, que tomó las riendas de Bankia el pasado 9 de mayo, ha señalado la extraordinaria liquidez con la que cuenta ahora el grupo con unos 40.000 millones que le permiten tener cubierto el 90 % de los vencimientos de emisiones.

En cualquier caso, teniendo en cuenta las enormes pérdidas del grupo y las previsiones económicas de España, el presidente de la entidad ha admitido que el principal reto es hacerla rentable.

De esa forma será más fácil que el Estado pueda recuperar el dinero europeo inyectado en el grupo, cuyas necesidades de capital, después de traspasar activos al "banco malo", asciende a 24.500 millones de euros.

Con la ampliación de capital del grupo se cubrieron unos 18.000 millones y los 6.500 millones adicionales llegarán con el canje de híbridos en acciones, esto es deuda subordinada y participaciones preferentes. En el caso exclusivo de Bankia, estos canjes supondrán unos 4.800 millones.

Goirigolzarri espera que todo este proceso esté acabado en el segundo semestre, aunque para ello antes será necesario que se fije el precio de conversión de las acciones, que previsiblemente será muy bajo.

Normas