Realizó provisiones por 1.146 millones

FCC pierde 1.028 millones tras realizar un fuerte saneamiento de sus activos

En 2012 entró en pérdidas por primera vez en su historia.

Justifica las pérdidas por el saneamiento de activos.

Según ha informado el grupo, los ajustes y saneamientos contables y las provisiones por reestructuración aplicados al ejercicio alcanzaron los 1.146 millones de euros.

De ellos, 300 millones correspondieron a pérdidas operativas en las actividades de construcción en el centro y en el este de Europa, agrupadas en su filial austríaca Alpine.

Asimismo, la reorientación y salida de ciertos mercados en las áreas de construcción y cemento, junto con otras pérdidas no recurrentes, motivaron unas provisiones de reestructuración por valor de 204 millones.

Las pérdidas por saneamiento en Realia (la inmobiliaria participada en un 30% por FCC y en un 27,6 % por Bankia), en Globalvía (la empresa de concesiones participada en un 50% por la entidad bancaria y FCC) y en su división FCC Energía alcanzaron los 372 millones de euros.

Además, el grupo que preside Esther Alcocer Koplowitz contabilizó otros 352 millones de euros por la reducción del fondo de comercio en diversas sociedades.

Este “fuerte” saneamiento marca para la compañía el final de una etapa y el inicio de una nueva, cuyos ejes básicos forman parte del nuevo plan estratégico con horizonte 2015 que el vicepresidente y consejero delegado de FCC, Juan Béjar, avanzará mañana a los analistas.

El objetivo de esta nueva hoja de ruta es concentrarse en los negocios estratégicos (servicios medioambientales, infraestructuras y agua), reducir de forma significativa el endeudamiento, ajustar el grupo a las nuevas condiciones de los mercados en los que opera y lograr una recuperación del resultado operativo recurrente que asegure un retorno estable para los accionistas.

“Vamos a realizar un gran esfuerzo de reorientación y ajuste para volver a poner en valor las fortalezas históricas del grupo FCC”, ha subrayado el primer directivo del grupo.

A cierre del ejercicio, FCC facturó 11.152 millones de euros, el 6,3% menos que en 2011 por la reordenación de activos, la salida de ciertos mercados europeos del área de construcción y la menor actividad doméstica.

El resultado bruto de explotación o ebitda se redujo un 40 % hasta los 753 millones debido, principalmente, al impacto de los 300 millones de Alpine y a la salida progresiva de ciertos contratos y mercados, fundamentalmente en el este de Europa.

Excluyendo el saneamiento en Alpine, el ebitda habría alcanzado los 971 millones, el 22,7 % menos por la debilidad en la demanda de construcción y cemento en España, área que no recoge aún el efecto del plan de reestructuración puesto en marcha en la segunda mitad del año a fin de adaptar la producción a la realidad del mercado.

Excluyendo los ingresos del área afectada por los ajustes, el crecimiento internacional alcanzó el 8,4 % en las áreas de Medioambiente, Cemento y Versia.

Por áreas geográficas, el 56,2% de los ingresos procedieron del exterior y el 43,8% restante de España, mientras que la cartera del grupo se redujo un 2,9 % hasta los 25.000 millones contratados, que equivalen a dos años y medio de facturación.

A 31 de diciembre de 2012, el endeudamiento financiero del grupo se incrementó un 7,5% hasta los 7.087 millones por el efecto puntual de la reestructuración realizada. 

Normas