Los expertos creen que las elecciones italianas afectarán a corto plazo

La inestabilidad regresa a las Bolsas...pero solo temporalmente

El sorprendente resultado de las elecciones italianas ha roto la relativa calma que dominaba los mercados desde comienzos de año. Los analistas creen que la inestabilidad ha regresado a las Bolsas y a la deuda periférica, aunque solo por unas semanas y a largo plazo impera la tendencia positiva.

Italia centra la atención del mercado.
Italia centra la atención del mercado.

Italia ha trastocado la racha alcista de los mercados. Pero de forma puntual. Al menos es lo que opinan los analistas, que descartan un cambio de tendencia en las Bolsas más allá del impacto inicial por el desconcertante resultado de los comicios italianos.

La victoria por la mínima del líder de la coalición de centro-izquierda, Pier Luigi Bersani, el descalabro de Mario Monti y la remontada de Silvio Berlusconi dejan a la tercera economía de Europa en un complicado clima de ingobernabilidad. Así, la inestabilidad será la tónica dominante en el corto plazo, hasta que se sepa cómo queda realmente el mapa político italiano y si se convocarán nuevas elecciones en seis meses. Una vez se despejen estas incógnitas en unas semanas, volverá el buen tono que dominaba los parqués desde comienzos de año, coinciden los expertos.

"Cualquier resultado en el que Monti no participara en el Gobierno iba a ser negativo para las Bolsas. Italia no solo ha dicho no al tecnócrata preferido por Europa y a la austeridad impuesta por Alemania, sino que ha dicho sí al nuevo Berlusconi", apunta en su análisis diario Miguel Paz, director de gestión de Unicorp Patrimonio. "Al final ha ocurrido lo que no estaba descontado por el mercado y por tanto tenemos las caídas aseguradas", añade.

Desde ATL Capital, Susana Felpeto, destaca que "hay un pico de tensión y nerviosismo", como demuestran el excesivo optimismo que vivieron los índices bursátiles ante los primeros sondeos el lunes (el Ibex llegó a subir un 2,5% y el Mib italiano se disparó un 5% cuando se apuntaba a una amplia victoria de la izquierda) y las fuertes caídas de los primeros compases de la sesión de este martes.

José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, asegura que "las posibilidades ahora en Italia asustan a los inversores, tal y como hemos visto en la apertura del riesgo país en Europa". Las primas de riesgo de España e Italia se han disparado y superaron los 400 y los 340 puntos básicos, respectivamente, aunque después se han moderado.

Para Nuria Álvarez, de Renta 4, "las primeras reacciones son muy acusadas y la situación en Italia impedirá que a medio plazo continúe el tono positivo de los mercados, aunque poco a poco habrá moderación". Sostiene que "sin duda el flujo de noticias procedentes de Italia en los próximos días o meses si finalmente se convocan otras elecciones impactará en los mercados, pero más que establecer una nueva tendencia llevará a los índices a marcar otros rangos".

De hecho, Paz fija la zona de 7.980 puntos como el nuevo soporte del Ibex 35 a corto plazo, mientras que en el Eurostoxx 50 la resistencia estaría en los 2.550 puntos. Por su parte, Fernando Hernández, director de gestión de Inversis Banco, explica que "Italia puede acelerar el movimiento a la baja del Ibex, pero no hay que olvidar que el selectivo viene de los 6.000 hasta los 8.000 puntos casi sin parar". Al otro lado del Atlántico, en Wall Street, se espera que las noticias de Italia sean la excusa perfecta para corregir la sobrecompra.

"Hace un mes, técnicamente los mercados mostraban cierta complacencia y es normal que las próximas semanas sean más complicadas y haya más volatilidad, pero no cambia ni mucho menos la tendencia a largo que pasa por una mejora de los índices macroeconómicos en Europa y por unos datos mucho más positivos que vienen de Estados Unidos", argumenta Hernández.

Con todo, el consenso espera que el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, Ben Bernanke, guíe a los mercados en su discurso de hoy y sus palabras tengan un efecto contagio positivo que frenen las caídas.