Farmacéuticas en España

El beneficio de Almirall cae un 20% en 2012

Las reformas sanitarias y la competencia con los genéricos penalizan las ventas.

2013 será "un año de inflexión" para la farmacéutica

Eduardo Sanchiz, consejero delegado de Almirall
Eduardo Sanchiz, consejero delegado de Almirall

Almirall obtuvo un beneficio neto de 77,8 millones de euros en 2012, lo que representa una caída del 20,5% con respecto al año anterior, en línea con las previsiones, según ha informado la compañía este lunes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La facturación de esta farmacéutica que cotiza en bolsa fue de 682,8 millones el año pasado, frente a los 768,4 millones de 2011, lo que supone un 11,13 % menos "debido a las reformas sanitarias en España y la competencia de los genéricos", afirmaron. La compañía confía, sin embargo, en que su medicamento estrella contra la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, Eklira, mejore sus resultados en los próximos años.

La farmacéutica destacó que "los ingresos totales han aumentado un 3% respecto al año anterior mientras que nuestras ventas internacionales representan ya un 60% del total y crecen al 5%". Las aprobaciones a mitad de año para bromuro de aclidinio en Europa y los Estados Unidos han permitido el lanzamiento del fármaco en tres mercados europeos antes del fin de 2012 y en EEUU en alianza con Forest. La compañía valora el mercado de la EPOC, al que se dirige el aclidinio, en 9.000 millones de dólares.

 El resultado bruto de explotación (Ebitda) de la farmacéutica cayó un 22,5% en 2012, hasta los 124 millones de euros, mientras que los ingresos crecieron un 3,1% y se situaron en los 900,2 millones de euros.

“2012 ha sido un año histórico para Almirall. A través de noticias regulatorias positivas y acuerdos de colaboración, hemos establecido las bases para entrar en un importante periodo de crecimiento, habiendo cumplido las previsiones financieras y cancelado la deuda existentes”, ha subrayado el consejero delegado de la compañía, Eduardo Sanchiz.

En este sentido, ha destacado que la compañía afronta “con ilusión” 2013, un año “de inflexión” y de lanzamientos. “Estamos firmemente dispuestos a capitalizar las oportunidades de nuestra cartera de productos a fin de acelerar nuestro crecimiento a medio y largo plazo”, ha señalado.

La farmacéutica Almirall ganó 76,29 millones de euros en 2012, un 9,35 % menos que el año anterior debido a la caída de ventas en España por las reformas sanitarias aprobadas por el Gobierno español y la competencia de los genéricos.

 El año pasado la compañía canceló su deuda financiera y destinó importantes inversiones al lanzamiento de nuevos productos, por lo que en 2013 espera “retomar” en crecimiento en ventas, aunque da por supuesto que el resultado neto se verá afectado por las inversiones hechas en esos lanzamientos.

En su nota, que incluye datos redondeados, Almirall sitúa el beneficio neto en 76,4 millones y resalta que el beneficio neto normalizado alcanzó los 77,8 millones, un 20,5 % menos que en 2011.

Respecto al beneficio bruto de explotación, sumó en 2012 un total de 124 millones de euros (un 22,5 % menos que el año anterior), mientras que el margen bruto alcanzó los 420,7 millones, un 11,9 % menos “a pesar de las continuas presiones en España”, remarca la compañía.

Almirall, propietaria de medicamentos como Almax y Ebastel, lanzó a finales del año pasado su fármaco para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica en países tan importantes como EEUU, el Reino Unido o Alemania -en España se empezó a vender a mediados de enero- y tiene también grandes esperanzas puestas en otros dos medicamentos este año.

Se trata de Sativex, para la espasticidad en esclerosis múltiple, y Constella, que trata el síndrome del intestino irritable con estreñimiento.

En cuanto al área dermatológica, representó casi un 20 % de las ventas netas el año pasado, y creció un 8 %, mientras que en 2012 Almirall también inició la promoción de un anticoagulante para la prevención del ictus en fibrilación auricular.

En 2012 la compañía invirtió en investigación y desarrollo un total de 159,5 millones de euros, un 10 % más que en 2011, un gasto que equivale al 23 % de las ventas.

Respecto al desarrollo corporativo, Almirall, que tiene más de 3.000 empleados en todo el mundo, abrió en 2012 una nueva filial en Canadá y ya suma 14 filiales en todo el mundo y representación comercial en 22 países.

Asimismo, Almirall tomó el año pasado una participación en la biotecnológica catalana AB-Biotics, especializada en test farmacogenéticos.

Por otra parte, el consejo de administración de la farmacéutica propondrá a la junta general de accionistas del 3 de mayo un dividendo de 0,15 euros por acción, que podrá cobrarse en efectivo o bien en acciones.

Normas
Entra en El País para participar