La operación no se cerrará hasta el 30 de junio

Unicaja acepta con condiciones adquirir Ceiss

Unicaja ha hecho una oferta firme de adquisición del Banco Ceiss, creado por Caja España-Duero, propuesta que ha sido aceptada por el Banco de España, a la espera de que lo autorice la Comisión Europea. Unicaja comprará Ceiss, pero ha puesto varias condiciones. La operación se cerrará el 30 de junio

Braulio Medel parece que se ha salido al final con la suya, o está a punto de hacerlo tras casi dos años de negociaciones. Unicaja y su filial Unicaja Banco celebraron el viernes sendos consejos de administración en los que Medel informó de la marcha de las negociaciones para la compra de Ceiss, la filial bancaria de Caja España-Duero.

La entidad malagueña ha presentado una oferta en firme para la compra del banco castellanoleonés. Eso sí, para que la operación llegue a buen puerto deben cumplirse una multitud de condiciones impuestas por Unicaja. Además, debe pasar por la aprobación de Bruselas, una vez que el Banco de España ha dado oficiosamente el sí a esta adquisición según los términos que ha diseñado Braulio Medel, señalan varias fuentes financieras.

El principal escollo para cerrar definitivamente la operación sigue siendo el valor que se dará a las participaciones preferentes y deuda subordinada de Ceiss al canjearse por acciones, como exige Bruselas.

La semana que viene puede ser clave, ya que se espera que el FROB anuncie el valor y canje de todos estos productos híbridos para el conjunto de las entidades nacionalizadas o que han recibido ayudas públicas. Será entonces cuando Unicaja convoque otro consejo de administración extraordinario para la aprobación de esta compra, aunque las cláusulas que ha incluido Medel son tantas que todavía podría dar al traste con la compra. Fuentes conocedoras de la operación aseguran que una vez que se conozca el canje de las preferentes es muy difícil que la compra no se produzca. Otra de las condiciones es que Ceiss realice su ajuste de plantilla y oficinas antes de pasar a manos de Unicaja. De esta forma, se evita que esta entidad contamine el balance y cuentas de la firma ¬malagueña.

Ceiss debe recibir 604 millones de euros en ayudas públicas en los próximos días, lo que supone su nacionalización casi total. Por ello, Unicaja pretende que sea una filial, razón por la que conservaría su marca durante un tiempo indefinido. Con esta fórmula evita que las ayudas le salpiquen.

Además, estas ayudas no se recibirán en forma de capital directo, como ha ocurrido en otras entidades nacionalizadas, sino que se inyectarán bonos convertibles contingentes (cocos), con lo que se evita entre otras cosas la entrada del FROB en sus órganos de gobierno.

Unicaja, de hecho, no cerrará definitivamente la compra hasta el próximo 30 de junio, una vez que Ceiss haya realizado su ajuste, que supone reducir su tamaño un 30%. Para ello, debe cerrar 265 oficinas y despedir a 1.500 empleados -tiene 4.700-.

El esquema diseñado por Unicaja para la compra de Ceiss es el mismo que ha aprobado Ibercaja para la compra de Caja3.

Unicaja también ha condicionado la operación a que el canje que se proponga de las preferentes sea aceptado por el 75% de sus titulares.