Dell defiende los términos de la compra ante las críticas de algunos accionistas

La compañía da de plazo hasta el 5 de noviembre para cerrar la operación

Dell, el tercer mayor fabricante del mundo de PC, defendió ayer la oferta de 24.400 millones de dólares con la que busca dejar de cotizar en Bolsa, después de que uno de sus principales accionistas ?Southeastern Asset Management? se opusiera el viernes a la operación tras considerar que el precio ofrecido es muy bajo. La firma de inversión cree que el valor de los títulos de Dell debe ser 24 dólares frente a los 13,65 dólares que han ofrecido Michael Dell, fundador de la empresa de PC, y Silver Lake.

Según indicó Dell en un documento enviado a la SEC, "la transacción ofrece una atractiva e inmediata prima para los accionistas y traslada los riesgos que afronta el negocio al grupo comprador". Además, comunicaron que se ha fijado un plazo hasta el 5 de noviembre para cerrar la operación. De no llevarse a término, se rompería la oferta. Igualmente, aclaró que bajo las condiciones del acuerdo Dell tendría que pagar una penalización de entre 180 y 450 millones si acepta la oferta de un tercer grupo. Por otra parte, y según publicó Bloomberg, Silver Lake ha comprometido una inversión directa de 1.400 millones por 500 millones de Mikel Dell.

Southeastern Asset Management, con un 8,5 % de las acciones de Dell, afirmó que no descarta ninguna opción para evitar la compra, incluida una demanda, si no cambian los términos de esta. Esta compañía compró sus acciones en la empresa entre 2005 y 2007 con un rango de precios de entre 19,91 y 41,54 dólares.

Este fondo no es el único que se ha alzado contra el precio fijado. Alpine Capital Research, que posee 2 millones de acciones del tercer fabricante mundial de ordenadores, y Schneider Capital Management, que tiene 350.000 títulos, también se han revelado contra las condiciones de la operación.

Michel Dell, principal accionista de Dell, con un 14%, y Silver Lake defienden que la única forma de que la empresa vuelva a recuperar su viejo liderazgo pasa por salir del Nasdaq. Ninguna de las partes implicadas en la operación, que también cuenta con el apoyo de Microsoft, han desvelado cómo planean reinventar la compañía, tras la caída de ventas de los ordenadores.

Normas