Según Lazard

Bankia se planteó nuevas fusiones con Banca Cívica, Liberbank o Unicaja

El consejo de administración de Bankia presidido por Rodrigo Rato se planteó emprender nuevas fusiones con Banca Cívica, Liberbank o Unicaja poco antes de que el grupo fuera nacionalizado y aprobó encargar un informe de asesoramiento a Lazard al respecto por un valor de más de 10 millones de euros.

Así lo ha afirmado el presidente en España de Lazard, Jaime Castellanos, durante su declaración como testigo en la Audiencia Nacional, en la que ha revelado que Bankia pagó cuatro millones de euros al banco de inversión por sus labores de asesoramiento en el SIP ('fusión fría') y en la salida a bolsa, según han informado fuentes jurídicas.

De esa cifra, 2,5 millones se derivaron del trabajo desempeñado por Lazard en la búsqueda de inversores y mejores colocadores de las acciones de Bankia y el resto por un informe sobre la integración de las cajas en BFA.

El instructor de la causa, Fernando Andreu, ha requerido a Castellanos que le aporte todos los informes que realizó la entidad de inversión de cara a la integración de las entidades en alguno de los cuales, según algunas fuentes consultadas, se desaconsejaba la fusión con Bancaja.

También le ha solicitado todas las facturas que Lazard haya emitido a Bankia y Caja Madrid, entidad con la que el banco ya trabajaba previamente según ha destacado Castellanos, por lo que no hubo ningún "momento específico" en el que se le encargara el asesoramiento en su salida a bolsa.

Además de estos trabajos que Lazard sí facturó, los entonces miembros del consejo de administración ahora imputados aprobaron en su reunión del 16 de marzo de 2012 una propuesta de asesoramiento de operaciones corporativas efectuado por este banco por la que requirió 10,62 millones de euros.

En ella se hablaba de fusiones alternativas potenciales con Banca Cívica, Liberbank o Unicaja, al margen de la que ya había estudiado Bankia con La Caixa, aunque finalmente quedó aparcada.

Sin embargo, las mismas fuentes han subrayado que Castellanos ha insistido en que este encargo nunca llegó a buen fin, aunque no ha sabido aclarar si fue antes o después de la salida de Rato en mayo de 2012 y si se debió al cambio de equipo al frente de la entidad.

Asimismo, ya en 2012, cuando Bankia estaba presidida por José Ignacio Goirigolzarri, Lazard siguió cobrando por otros trabajos previos, en concreto por un estudio de desinversiones, han apuntado algunas de las fuentes consultadas.

Castellanos ha relatado que conoció a Rodrigo Rato desde mucho antes de entrar en Lazard, cuando estaba en la oposición y que, en diciembre de 2007, decidió ficharle como asesor "por su trayectoria" y sus "magníficas relaciones", aunque ha especificado que su contrato lo negociaron los responsables de la matriz del grupo.

Ha reconocido también que el exvicepresidente del Gobierno simultaneó su puesto como asesor de Lazard, con el que desarrollaba en el Banco Santander y Criteria, pues no había incompatibilidades.

Preguntado por sus retribuciones, ha explicado que Rato percibía un salario fijo de un millón de dólares (746.839 euros) a lo que había que sumar un variable por objetivos.

El presidente en España de Lazard también ha sido preguntado por su relación comercial con Rodrigo Rato, que éste negó en un primer momento durante su declaración como imputado ante Andreu el pasado 20 de diciembre y que luego reconoció en un escrito ante el juez.

Castellanos ha dicho que la sociedad inmobiliaria Paracuga surgió fruto de "inquietudes profesionales" de ambos, aunque la sociedad no llegó a tener ninguna actividad y actualmente se encuentra en fase de liquidación.

Por último, en línea con las tesis de Rato, ha incidido en que no existen negocios entre ellos, aunque ha ratificado que ambos forman parte de una comunidad de bienes titular de un local comercial en Alcorcón (Madrid), arrendado a la cadena de supermercados Mercadona, que con su alquiler permite el pago de la hipoteca del inmueble.

Mañana está previsto que Andreu tome declaración al socio auditor de Deloitte Francisco Celma, mientras que el jueves interrogará al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, y el viernes a los representantes jurídicos de BFA y Bankia, en este caso, en calidad de imputados.