Daniel Vasellas y la farmacéutica suiza rompen acuerdo

El presidente de Novartis renuncia a una indemnización de 58,4 millones de euros

Novartis había acordado con Vasella una compensación de un máximo de 9,7 millones de euros durante los próximos seis años con la condición de que no trabajase para la competencia y no transmitiese sus conocimientos a otras empresas

El presidente de Novartis, Daniel Vasella, renunció hoy a la indemnización de unos 58,4 millones de euros que iba a recibir de la gran empresa farmacéutica con sede en Suiza, tras su salida del consejo de administración el próximo 22 de febrero.

Novartis había acordado con Vasella una compensación de un máximo de 12 millones de francos (9,7 millones de euros) durante los próximos seis años con la condición de que no trabajase para la competencia y no transmitiese sus conocimientos a otras empresas.

Pero el acuerdo quedó rotó hoy, de mutuo acuerdo, con el anuncio del presidente en funciones de la empresa, Ulrich Lehner, de que "la dirección y Vasella han acordado cancelar cualquier compensación ligada con el compromiso de no trabajar para la competencia".

Vasella declaró, por su parte, haber entendido "que mucha gente en Suiza encuentra esta cantidad compensatoria muy alta a pesar de que ya haya anunciado mi intención de destinarla a actividades filantrópicas".

"Es por esto por lo que he renunciado a todos los pagos relacionados con este acuerdo", manifestó en una nota de prensa.

El anuncio de la multimillonaria indemnización provocó numerosas reacciones de rechazo en la sociedad suiza, que el próximo 3 de marzo votará en referendo la "iniciativa Minder", que pretende limitar lo que algunos sectores consideran salarios abusivos del personal directivo.

La propuesta de Thomas Minder, senador y director ejecutivo de la empresa Trybol AG, también prevé que las remuneraciones de los directivos de las empresas sean sometidas al aval de los accionistas.

Numerosos consejeros federales (ministros del Gobierno) e incluso miembros de "economiesuisse", grupo que se opone a la "iniciativa Minder", criticaron la indemnización prevista para Vasella.

La consejera federal Simonetta Sommaruga consideró esta cifra como "perjudicial" para la cohesión social.

Rudolf Wehrli, presidente de la patronal suiza y miembro de "economiesuisse", también mostró su desacuerdo con el pago de 72 millones de francos suizos al considerar que tales indemnizaciones y salarios constituyen una verdadera provocación "incluso para los opositores a la iniciativa Minder".

El abogado suizo y defensor de pequeños accionistas Hans-Jacob Heitz fue más allá y demandó judicialmente a Novartis al considerar que el consejo de administración de la empresa llevaba a cabo una gestión desleal y que la mayoría de los accionistas no apoyaban esta indemnización económica.

Vasella, de 59 años, fue nombrado director general de Novartis en 1996, año del nacimiento del grupo después de la fusión de Ciba Geigy y Sandoz.

Tres años más tarde fue nombrado presidente del consejo de administración.

Este "doblete" fue muy criticado hasta que finalmente dejó la dirección de la empresa en 2012.

El pasado 23 de enero, Novartis anunció que Vasella no volvería a presentarse para asumir un nuevo mandato como presidente del consejo de administración en la Asamblea General de accionistas fechada el 22 de febrero.

El alemán Jörg Reinhardt, de 56 años y en nómina de Sandoz desde 1982, ha sido nombrado su sucesor.