Análisis técnico

Europa o EEUU ¿Quién se rendirá antes?

Batalla inconclusa a cierre semanal. Continúan sin resolverse las apuestas estratégicas por el control del corto plazo en renta variable. La divergencia entre continentes persiste, los osos controlan Europa y los toros dominan en Wall Street.

El Emperador europeo pierde el canal alcista iniciado desde los 2.600 puntos, sin poder batir las primeras resistencias. Vuelve al importante soporte a cierre semanal. Todo apunta a una bandera de consolidación previa a nuevos descensos, tras las cinco ondas a la baja desarrolladas al iniciar la corrección. Perdiendo el soporte, los osos intentarán alcanzar como mínimo la directriz inferior del canal alcista que le guía desde el verano pasado, sobre los 2.54050 puntos. Por debajo de la línea tendencial, las cosas se pondrían muy complicadas. LOS 2.600 PUNTOS, DE NUEVO A PRUEBA EN EL EUROSTOXX
El Emperador europeo pierde el canal alcista iniciado desde los 2.600 puntos, sin poder batir las primeras resistencias. Vuelve al importante soporte a cierre semanal. Todo apunta a una bandera de consolidación previa a nuevos descensos, tras las cinco ondas a la baja desarrolladas al iniciar la corrección. Perdiendo el soporte, los osos intentarán alcanzar como mínimo la directriz inferior del canal alcista que le guía desde el verano pasado, sobre los 2.540/50 puntos. Por debajo de la línea tendencial, las cosas se pondrían muy complicadas. LOS 2.600 PUNTOS, DE NUEVO A PRUEBA EN EL EUROSTOXX

Semana de ida y vuelta en los selectivos europeos. Los toros fracasaron en la reconquista del viejo continente, sus enemigos resisten. Después de intentar recuperar los huecos cerrados de primeros de año en las primeras sesiones, el contraataque alcista fue repelido al finalizar la semana. Los osos respondieron con solidez al desigual ataque de sus adversarios y consiguieron convertir el soporte en dura resistencia en la mayoría de los selectivos. Tan solo el Gentleman inglés ha logrado rebatir de forma contundente la severa corrección impuesta. Como dato positivo, los toros han mantenido los soportes claves del corto/medio plazo en todas las plazas.

Al otro lado del Atlántico no se ha iniciado la corrección. El ejército bajista no consigue derrocar la supremacía del general Custer en su marcha hacia máximos. La incertidumbre la pone el Nasdaq Composite, a la espera de lo que ocurra en la batalla por los 3.200 puntos. Permanece sin resolución, ambos bandos mantienen el pulso. Una hipotética conquista de los últimos máximos en la tecnología, daría alas al resto del mercado. Lo más destacable de la semana por tanto, ha sido la persistente y enigmática divergencia entre continentes. La clave sigue estando en quién se rendirá antes, si los bajistas en Europa o los alcistas en EEUU.

Ibex, rodeado por las dudas

NASDAQ 100 11.311,24 -1,66%
Petroleo Brent 85,380 -0,894%
Oro 1.643,110 0,001%
Plata 18,643 -1,040%
EUR x USD 0,9663 -0,279%
IBEX 35 7.505,80 -1,02%
DAX XETRA 12.224,63 -0,48%
CAC 40 5.748,32 -0,61%
EUROSTOXX 50 3.334,57 -0,42%
DOW JONES 29.590,41 -1,62%

S&P 500 3.693,23 -1,72%
FTSE 6.967,91 -0,72%

El Campeador se mostró muy activo durante la semana. Lideró el contraataque europeo con sus enérgicas alzas, en el intento por recuperar los soportes del corto plazo. Al finalizar la semana, fallaron las tropas alcistas y no lograron superar la media móvil de las 50 sesiones ni el hueco de primeros de año. La extensa vela de recuperación dibujada el jueves, tras el amago bajista, no fue suficiente acicate y ha sido perdida por la mínima. Los osos colocan a nuestro selectivo sobre la parte inferior del canal alcista iniciado desde los 7.985 puntos. Todo empieza a encajar en una bandera consolidativa de tres subondas al alza previa a nuevos descensos. Cierra la semana en los 8.150 puntos con un descenso del -1,18%, dibujando una sólida vela roja sin apenas sombras sobre la directriz.

Cediendo la probable bandera, se abrirían las puertas a la segunda fase correctiva, para desarrollar el segundo impulso a la baja. Se iniciaría así la onda "C" que puede quedar pendiente en el gráfico del Campeador. La confirmación del ataque a mínimos la tendríamos con la pérdida de los 8.070 puntos, correspondiente al 61,80% de retroceso Fibonacci de la subida previa. El volumen de negociación sin cambios. Se ha mantenido muy bajo durante toda la semana, ni el ataque alcista ni la respuesta bajista llevaron ímpetu. Típica situación de los falsos rebotes de una onda "B" en los procesos correctivos. Si se produce un nuevo desplome elevando el volumen de negociación, el aviso sería claro. Habría dado comienzo la dañina onda "C" para perforar los últimos mínimos relativos en busca de los 7.670/500 puntos. La media móvil de las 20 sesiones vuelve a inclinar su descenso y busca el peligroso cruce a la baja con la de 50 sesiones.

Durante los cinco días, el Campeador se dejó un escaso -0,30%. En el gráfico semanal, tras el extenso martillo potencialmente alcista dibujado la semana previa, los toros no han conseguido levantar una sólida vela al alza. Señal de debilidad y falta de fuerza. Traza un doji semanal de gran duda que mantiene su cierre por encima de la media móvil de las 20 sesiones sobre los 8.080 puntos. Perdiendo la figura con mínimos en los 8.045 puntos, el ataque a los 7.895 puntos estaría servido. Superando la parte superior de la vela de incertidumbre, con máximos semanales en los 8.243 puntos, habría opciones para los alcistas de alcanzar los 8.520 puntos. Como ya sabemos, la salida de estas pautas suelen marcar violentos movimientos. La semana comienza bajo la iniciativa bajista. Veremos si los toros consiguen dar la vuelta a la contienda nuevamente. No lo tienen fácil, sus adversarios se han mostrado muy sólidos en los niveles de resistencia.

Europa aguanta, pero no conquista resistencias

Complicado también ha quedado el escenario en el Emperador europeo. Los osos respondieron eficazmente en las primeras resistencias. Los 2.660 puntos y la media móvil de las 50 sesiones han frenado el contraataque alcista en su segundo intento. El hueco cerrado de primero de años es ahora la gran trinchera bajista. Los osos han aplicado a la perfección el principio de polaridad. Si se pierde un soporte, costará recuperarlo. El Eurostoxx cierra la semana sobre los 2.615 puntos con un descenso del -0.76%. Termina pegado al importante soporte horizontal de los 2.600 puntos.

Dibuja una sólida vela roja con ligera sombra superior que cruza a la baja el canal alcista desarrollado desde mínimos. Parece confirmar una bandera de consolidación previa a nuevos descensos como el Campeador. Perder los mencionados 2.600 puntos, obligaría a poner a prueba la directriz alcista del medio plazo sobre los 2.550/40 puntos, dejando muchos interrogantes en el camino. La media móvil de las 20 sesiones también vuelve a inclinar su descenso en busca del cruce a la baja con la de 50. La esperanza la deja el gráfico semanal, dibuja un martillo invertido sobre el soporte horizontal que se asienta en la media móvil de las 200 sesiones. Habrá que ver si es la figura funciona como vela terminal a la ofensiva bajista. En la semana se deja un -0,57%.

Europa ha tenido una gran aliado durante toda la corrección, la solidez del Káiser germano. Los blindados se han mostrado muy consistentes sin ceder mucho terreno. Pero como el resto, no ha podido superar el hueco de primeros de año, la media móvil de las 20 sesiones le frenó. El viernes cerró la sesión sobre los 7.593 puntos, con una caída del -0,49%, perforando la media de 50 sesiones. Desarrolla una estructura similar al Emperador en la corrección. Cinco impulsos de descenso, seguidos de una posible bandera de consolidación al alza que fue rota a la baja el viernes, para ir en busca de nuevos mínimos. Cediendo los 7.478 puntos y el soporte decreciente, los bajistas podrían hacer mucho daño en el Dax y con él a toda Europa. En la vela semanal, también traza un martillo invertido como el Eurostoxx. Veremos si es para poner fin a la corrección. Pierde un -0,77% durante la semana.

El Gentleman ingles volvió a demostrar su brillante momento y mantiene el inagotable impulso que inició en los 5.600 puntos. La corrección quedó en una simple bandera de consolidación en el Footsie, rota al alza durante la semana alcanzando nuevos máximos en los 6.384 puntos. Finalizó en los 6.328 puntos, cerrando prácticamente plano la sesión del viernes y dibujando un limpio doji que no perforó los 6.300 puntos. Mientras los cuerpos especiales británicos no cedan la directriz acelerada sobre los 6.200/15 puntos, no habrá debilidad alguna en su tendencia. Más arriba, la media móvil de las 20 sesiones, podría frenar sin problemas cualquier intento bajista en los 6.270 puntos. En la semana se apunta un +1,03%, trazando una vela al alza con extensa sombra superior. De momento, el selectivo británico no muestras signos de agotamiento y se desmarca completamente de sus homólogas europeas.

Muy consistente se mostró la legión francesa en el cierre semanal. El general De Gaulle sólo cedió un -0,25% hasta los 3.660 puntos en la última sesión. Queda muy alejado del soporte clave de los 3.600 puntos y se mantiene por encima del hueco de primeros de año. La media móvil de las 20 sesiones hizo de barrera en la conquista de los 3.700/10 puntos. Dibuja un doji de lápida que frenó la ofensiva bajista de los dos últimos días y puede dar una grata sorpresa esta semana. Quedó por debajo de la media móvil de las 50 sesiones. En el gráfico semanal, también deja trazado un limpio doji con una subida del +0,30% durante los cinco días. La media móvil de las 20 sesiones se ha cruzado al alza con la de 200. Algo se está cociendo en el Cac y parece que son los alcistas quienes lo hacen.

Por último, el César italiano continúa en la cuerda floja. Termina la semana dibujando un esperanzador martillo invertido sobre la directriz inferior del canal alcista iniciado el verano pasado. Cierra en los 16.489 puntos con un ligero descenso del -0,33%. Mantiene de momento el hueco de primeros de año. Las legiones romanas deben aguantar como sea los 16.273 puntos sin perder el canal y conquistar cuanto antes los 16.800 puntos o los osos pueden dar otro severo zarpazo hacia los 15.800. Por debajo de ese nivel sólo quedan los 15.000 puntos como referencia de soporte. En la semana se deja un -0,85%, trazando una peonza con sombras en ambos extremos por encima de la media móvil de las 20 sesiones.

Los intocables de Wall Street

En los selectivos americanos se mantiene la titánica lucha por no ceder ni un palmo de terreno a la presión bajista. El bastión alcista queda en lo más alto a pesar de la falta de apoyo europeo. El general Custer tan sólo se dejó un -0,10% en la última sesión hasta los 1.519 puntos. Traza un nuevo martillo, casi doji que se vuelve a detener sobre los 1.515 puntos y cierra muy alejado del primer soporte de relevancia en los 1.495/500 puntos. En el gráfico semanal, pequeño y limpio doji ascendiendo un +0,12%. El S&P 500 no se rinde y mientras no lo haga, los osos seguirán siendo vulnerables en Europa.

Los toros continúan su lucha por los 3.200 puntos en el Nasdaq Composite. Los bajistas se resisten a ceder el importante enclave, saben de la importancia de ceder los últimos máximos. Con la tecnología por encima de esos niveles, toda la renta variable podría dar un importante giro al alza. Cerró la semana en los 3.192 puntos con un descenso del -0,21%, dibujando una pequeña vela roja con ligera sombra inferior. Mientras los osos no cierren el último hueco sobre los 3.170 puntos y perforen la media móvil de las 20 sesiones, las opciones de romper al alza siguen intactas. En la semana dibuja un diminuto doji cediendo un marginal -0,06%. La figura semanal decidirá si hay victoria o no.

Terminamos el análisis semanal con una frase de Alex Fergunson. Entrenador y futbolista escocés, técnico del Manchester United desde 1986. "Para ganar un partido lo más fácil sigue siendo tener el balón". Mientras Wall Street mantenga el control, quedarán opciones para que Europa vuelva a hacerse con el partido. Si EEUU lo pierde, podremos ver una goleada bajista en nuestro continente.