El importe de las operaciones en España supera los 5.000 millones desde abril
Edificio de viviendas nuevas en venta
Edificio de viviendas nuevas en venta

La banca vende créditos con hasta el 98% de descuento a 'fondos buitre'

La banca española tiene unos 200.000 millones en créditos morosos. Las entidades dan por incobrables una parte de ellos y deciden vendérselos a 'fondos buitre'. Los precios de venta llevan descuentos de hasta el 98% respecto al nominal. Se han publicado operaciones por más de 5.000 millones desde abril de 2012.

Los bancos españoles aligeran sus balances y se libran de créditos problemáticos a precios de derribo. Santander, BBVA, Popular, Bankia y Liberbank han anunciado varias operaciones de venta de carteras de préstamos en los últimos meses. Y se acelerarán en el futuro inmediato. "El año ha comenzado con mucha actividad y esperamos más en los próximos meses", señala Rafael Gonzalo, director en España de Link Finanzas, firma especializada en la compra de carteras de deuda y en la gestión de activos impagados.

Los importes de las operaciones conocidas -se ejecutan transacciones de menor tamaño que no llegan a publicarse- superan los 5.000 millones de euros desde abril del año pasado, cuando Santander se desprendió de préstamos morosos por valor de 1.500 millones.

Los créditos morosos de la banca española a cierre de noviembre alcanzaban los 191.630 millones, cifra que no incluye las transferencias efectuadas al 'banco malo' (Sareb). Hoy el Banco de España publicará los datos de créditos dudosos a finales de diciembre. "Casi todas las entidades de crédito tienen a la venta carteras de este tipo; están dispuestas a aceptar precios más bajos, y contratos más atractivos para los compradores y más ajustados a estándares internacionales", explica Álvaro Muñoz, socio de Mercados Financieros del despacho Simmons & Simmons, habituado a intervenir en este tipo de operaciones.

Si el mercado se ha reactivado es porque la banca se ha dado cuenta de que mantener en balance determinados créditos es un lastre. "En su mayoría son préstamos fallidos [las entidades los dan por perdidos], y por eso se establecen descuentos que pueden llegar hasta el 98% en los casos más extremos", explican fuentes financieras. Ya han pasado por diversas fases en las que la entidad ha tratado de cobrar. Habitualmente, la sucursal es el primer eslabón; después, llegan el departamento de recobro de la entidad y las empresas especializadas.

Las rebajas dependen del tipo de activo, obviamente son más baratos los que solo cuentan con la garantía personal. "Para los préstamos hipotecarios, los descuentos oscilan entre el 60% y el 70%", afirma Beltrán Gómez de Zayas, director del departamento de Bancario y Financiero de CMS Albiñana y Suárez de Lezo. Las provisiones exigidas y la eventual reforma de la Ley Hipotecaria, que abre la puerta a que la dación en pago sea retroactiva, están presionando los precios.

La misión principal de un comprador de créditos morosos es tratar de recuperar una parte de esos préstamos. "Los fondos son mucho más flexibles que los bancos en relación a las estrategias de recobro", asegura el experto de CMS Albiñana y Suárez de Lezo. Los mejores gestores de estos activos pueden obtener unas plusvalías muy jugosas en plazos cortos, de menos de dos años. "Si han comprado al 2% del nominal, conseguir recobrar el 4% implica unas plusvalías del 100%", explican fuentes del sector.

En cualquier caso, no es un negocio exento de riesgos: "Los compradores anticipan cantidades importantes [...] con el riesgo de que los niveles de recuperación sean luego inferiores a los previstos, que siempre son inciertos", explican en Simmons & Simmons.

¿QUIæpermil;NES SON LOS QUE COMPRAN?

LINK FINANCIAL

La firma de origen británico gestiona una cartera global con un valor superior a los 5.000 millones de euros. Está especializada en la compra de carteras de deuda y gestión de activos en mora. Cuenta además con su propia plataforma de recobro y dispone de más flexibilidad de negociación que las entidades financieras, señala el director general de Link Financial en España.

CERBERUS

Creada en 1992, es una de las mayores firmas de capital riesgo del mundo, con activos por más de 25.000 millones de dólares (más de 18.600 millones de euros) bajo gestión. Una de sus estrategias es la compra de activos fallidos. Adquirió la cartera que vendió Liberbank.

LINDORFF De origen noruego, está presente en 11 países y compró en marzo del año pasado Reintegra Comercial España, la filial de gestión de recobros de Santander. Intervino en la compra de los créditos que vendió Popular en la recta final del año pasado.

FORTRESS

Creada en 1998, cuenta con unos activos bajo gestión por casi 52.000 millones de dólares (cerca de 39.000 millones de euros). Una parte de su negocio consiste en la gestión de carteras de deuda fallida. En esta área, opera por cuenta propia y dedica al negocio de los créditos impagados en torno al 18% de su propio dinero.

LONE STAR

Es una de las grandes firmas internacionales de capital riesgo, con unos activos bajo gestión por más 33.000 millones de dólares (25.000 millones de euros). También dispone de un área de negocio especializada en la compra de deuda impagada.

ANACAP

Asesora fondos con 1.700 millones especializados en capital riesgo y en la gestión de créditos impagados. En sus fondos participan Goldman, Honeywell o Allianz.

Beneficio directo tras provisionar

¿Por qué vender algo que puede llegar a valer cien euros por tan solo dos? Los descuentos de las carteras de créditos fallidos pueden llegar a ser siderales, pero hay que tener en cuenta que venderlas suelen reportar beneficios directos desde el punto de vista contable.

Los préstamos personales que se traspasan están provisionados al 100%, de forma que computa como beneficio cada uno de los euros que se ingresen por la venta. El Banco de España obliga a que los préstamos morosos estén provisionados por completo a los 12 meses. "Vender estas carteras implica obtener liquidez y mejorar el capital, dos bienes muy preciados en los últimos tiempos para la banca", dicen en Link Financial. Si el crédito estuviera cubierto al 80% y se vendiera por el 30% del nominal, la ganancia contable sería del 10% del importe inicial.

Eso sí, las entidades españolas son todavía reacias a vender carteras hipotecarias, debido al coste de reputación. "Aunque se haya vendido el crédito a un tercero, el cliente, en caso de desahucio por ejemplo, reclamará a la sucursal", explican en un banco español.