La institución advierte de una "significativa dilución" para los accionistas

Bankia se desploma un 12% en Bolsa a la espera de una dura valoración del FROB

Las acciones de Bankia han sufrido una caída del 12% en una accidentada jornada, en la que la cotización ha sido suspendida, marcada por la advertencia del FROB de que su valoración de los títulos de la entidad provocarán una "dilución significativa" a los accionistas.

Jornada de infarto para gestores, accionistas, preferentistas y supervisores de Bankia. Cuatro minutos antes de la apertura de los mercados, a las 8:56 de la mañana, la Comisión Nacional del Mercado de Valores emitía un hecho relevante comunicando la "suspensión cautelar" de la negociación de los títulos de la entidad nacionalizada en el parqué. Seis semanas después de salir del Ibex 35, y tras una caída del 10% hasta los 0,46 euros el miércoles, la acción afrontaba otra sesión de incertidumbre hasta que el FROB dictamine qué valor le concede en la ampliación de capital que efectuará para hacerse con el grueso de la firma.

La posibilidad de que los accionistas pierdan prácticamente la totalidad de su inversión en dicho proceso, según Expansión, aconsejaron imponer cautela. La cotización quedó congelada durante dos largas horas y media.

Durante este periodo, el FROB remitió dos comunicaciones a la CNMV. En la primera, la institución defendía que "no ha completado todavía la referida valoración y que por lo tanto no existe ninguna valoración oficial de Bankia a los efectos de llevar a cabo las operaciones mercantiles necesarias para completar la recapitalización de la entidad". La nota hace referencia a la tercera fase del protocolo de reestructuración de la entidad intervenida. En primer lugar, el FROB amplió capital en 17.959 millones de euros en Banco Financiero y de Ahorros (BFA), la matriz de Bankia, con el dinero del rescate europeo. A través de BFA, el FROB inyectó entonces a Bankia los 10.700 millones de euros que necesitaba para recapitalizarse, en forma de bonos contingentes convertibles, denominados CoCos en el argot financiero. El movimiento pendiente es convertir estos instrumentos en acciones de la firma, lo que el FROB tiene hacer este trimestre, cuando culmine la valoración del citado canje.

Pese a la advertencia de que no hay una decisión tomada en este sentido, una segunda nota, acogida con perplejidad en el entorno del banco, dejaba claro que el dictamen no va a ser amable. "No obstante lo anterior, si cabe advertir (...) que el valor económico negativo de la entidad unido a los resultados estimados a cierre del ejercicio 2012, hacen prever que el valor de entrada del FROB a través de BFA, vaya a ser tras una importante reducción del nominal de las acciones para la absorción de pérdidas, lo que implicará una significativa dilución de los actuales accionistas".

Efectivamente, fuentes conocedoras del proceso, dan por seguro que el patrimonio neto de Bankia, que en septiembre ascendía a 5.281 millones, ha ido mermando y que para cierre de 2012 era ya insuficiente para cubrir los 4.148 millones de valoración negativa que pesa sobre la entidad. La operación, por tanto, arrojaría un capital social negativo con lo que el FROB tendría que asignar un precio arbitrario para el canje. El precedente más claro es el del Banco de Valencia en el que, ante el saldo negativo, el FROB asignó a la acción un valor de 0,01 euros por acción. El mínimo para que pueda seguir cotizando. Si se aplicara esta misma regla a Bankia, los cerca de 350.000 accionistas minoritarios serían los más perjudicados, al sufrir una fortísima dilución de su capital, en beneficio del FROB, que se haría con los títulos más baratos. Otro colectivo favorecido por una baja valoración sería el de los poseedores de instrumentos híbridos, básicamente los tenedores de bonos y preferentes, que recibirían acciones a cambio. Esta por ver, no obstante, a qué precio se haría ese otro canje.

La fórmula, eso sí, asegura que el precio mínimo sea de 0,01 euros, para permitir a la entidad seguir en el mercado y garantizar liquidez a quienes reciban acciones por híbridos.

Sea como sea, el FROB ha indicado que no tomará su decisión hasta que "disponga de toda la información necesaria" lo que, según fuentes conocedoras del proceso, significa que no habrá dictamen hasta el día 28 de febrero, cuando se presentan los resultados de 2012, como pronto.

El margen concedido por la CNMV y las explicaciones del FROB no lograron, sin embargo, contener los nervios que imperaban en el mercado. La vuelta a la cotización de las acciones de Bankia fue recibida con una fuerte oleada de ventas que llevó al título a caer hasta un 22%, tocando los 0,35 euros. Una cifra que se sitúa por debajo de su mínimo histórico, los 0,36 euros del pasado dos de enero, y a años luz del nivel de 3,7 euros con que salió a Bolsa la entidad en julio de 2011. Finalmente, sin embargo, los esfuerzos compradores consiguieron reducir la sangría a una caída del 12,29% al cierre de la sesión, en los 0,41 euros por título.

Acabada la jornada, eso sí, la incertidumbre amenaza con seguir rigiendo los mercados hasta finales de mes. Al menos, este año no es bisiesto.