El propietario de Unidad Editorial prescindirá de 160 trabajadores en España

El grupo italiano RCS despedirá a 800 trabajadores

El grupo italiano Rizzoli-Corriere della Sera (RCS), que controla la española Unidad Editorial, editora del diario "El Mundo", anunció hoy el despido de 800 trabajadores entre periodistas y empleados de otras profesiones, de los que 160 serán en España y 640 en Italia.

Según informa en su edición digital el diario "Corriere della Sera", diario de referencia del grupo, la notificación de este plan de despidos la realizó el consejero delegado de RCS, Pietro Scott Jovane, al Comité de Empresa Europeo (CAE, en sus siglas en italiano), órgano que engloba a los representantes sindicales de las distintas cabeceras de la editorial.

Los despidos se enmarcan dentro del próximo plan trienal del grupo, que incluye para la división de revistas, que opera en países como Francia y España, la venta o el cierre de 10 cabeceras, como son "A", "Brava Casa", "Astra", "Max", "Ok Salute", "L'Europeo", "Novella 2000", "Yacht&Sail", "Visto" y "Polo dell'Enigmistica".

El plan de viabilidad del grupo italiano para los próximos años también prevé la tasación para una posible venta de las sedes del centro de Milán (norte de Italia) del "Corriere della Sera" y de "La Gazzetta dello Sport", el periódico deportivo italiano más importante.

Según el "Corriere della Sera", la directiva de RCS, incluida el presidente, el consejero delegado y sus colaboradores, ha anunciado que también será objeto de "sacrificios", por lo que se rebajarán un 10 por ciento el sueldo.

En un comunicado, el CAE del grupo editorial expresa su "gran preocupación ante las hipótesis contenidas en el plan trianual" que les presentó hoy el consejero delegado.

"Se trata de un plan que prevé una drástica revisión de la dimensión de su plantilla y del coste laboral tanto en Italia como en España y un alarmante sacrificio de activos, cabeceras y patrimonio histórico del grupo, ante perspectivas de desarrollo muy aceleradas sobre iniciativas digitales e integración de plataformas tradicionales e innovadoras de información", reza la nota.

Los representantes sindicales denuncian como "aspectos muy críticos" el hecho de que esos despidos se sumarán a las "fuertes intervenciones ya ejecutadas en los últimos años, sobre todo en España, donde solo en 2012 se perdieron unos 350 puestos de trabajo, con un evidente peligro para el mantenimiento de la calidad de la oferta editorial".

El CAE alude en su comunicado a la intención del grupo de acometer un aumento de capital "cuyos importes, modalidades y objetivos no han sido aún definidos" y anuncia la apertura de un periodo de negociaciones para buscar "soluciones de gestión compartidas entre la empresa y las organizaciones sindicales".

"Las perspectivas de desarrollo de la facturación del grupo, basadas en una amplísima parte a las actividades vinculadas a lo digital, tienen que ponerse a prueba en su realización concreta, toda vez que aún son indeterminados los ámbitos de intervención de las inversiones industriales previstas", indica el Comité de Empresa Europeo de RCS.