Descarta la recuperación de la actividad este año

La industria afronta un año difícil mejor posicionada para competir

Gamesa. Ignacio Martín, Presidente y Consejero Delegado

"Un año duro, pero mejor preparados para competir"

La incertidumbre sobre las principales economías del mundo no aporta mucha visibilidad sobre su evolución a corto plazo, aunque las previsiones de organismos internacionales y expertos estiman un ejercicio 2013 tan complejo y duro como 2012.

En clave macroeconómica, se esperan crecimientos de la economía mundial similares a los del último ejercicio, si bien es cierto que el comportamiento de las economías no va a ser igual en todas las regiones del mundo. Los emergentes, parece, se mantendrán en la senda del crecimiento, en tanto que siguen empeorando las perspectivas de la Eurozona, donde tenemos el difícil ejercicio de hacer frente a los altos niveles de deuda e incentivar, al mismo tiempo, el crecimiento.

En este contexto, nuestro sector, el eólico, se enfrenta en los próximos años a un entorno de mercado de menor crecimiento, como consecuencia de la debilidad económica de los países desarrollados y su elevado endeudamiento, que incide de forma negativa en la demanda energética, las políticas de apoyo a las energías renovables y el encarecimiento de la financiación, repercutiendo en la rentabilidad interna de los proyectos eólicos. Por contra, se estima que el 90% del crecimiento de la demanda eléctrica en los próximos años procederá de economías emergentes, hacia las que se desplazan la instalación de nuevos proyectos eólicos y también las ventas de Gamesa.

A medio y largo plazo se mantienen intactos los fundamentos que hacen de la eólica una energía de futuro y crecimiento, tanto por su competitividad, como por su contribución a la solución de problemas estructurales de los sistemas energéticos.

En clave empresarial y aunque no se vislumbre una mejoría en aspectos claves de la economía, como es el mercado laboral, principalmente en España, creo sin embargo que vamos a recorrer la recta final de este período con parte de los deberes hechos y con algunas decisiones adoptadas en ámbitos críticos para la recuperación, que nos permitirán a medio plazo afrontar con mayores garantías las coyunturas adversas y los primeros repuntes de actividad.

En el último año, buena parte de nuestro tejido empresarial ha trabajado duro en el ámbito del dimensionamiento, el desapalancamiento, la competitividad y la estrategia internacional, adaptándose a nuevas realidades sectoriales y económicas con un doble objetivo: afrontar con garantías la parte baja del ciclo, mientras se mantiene la capacidad de respuesta a un futuro en crecimiento que, sin vaticinar cuándo y con qué intensidad, llegará.

En Gamesa, nuestra compañía supera no sin gran esfuerzo un ejercicio 2012 muy complejo en el que hemos tenido que tomar decisiones difíciles para adaptarnos a un entorno económico y sectorial repleto de incertidumbres y hacer frente a cambios sustanciales en las dinámicas de negocio, que tiene especial reflejo en el perfil de nuestros clientes, el necesario dimensionamiento estructural del grupo, un plan industrial más flexible a las condiciones de la demanda y, en definitiva, la necesidad de un nuevo enfoque de gestión y negocio.

Sin embargo, estamos seguros que nuestro nuevo modelo de compañía, materializado en un plan de negocio que seremos capaces de desarrollar en los próximos tres años, nos aporta las estrategias y herramientas necesarias para afrontar el futuro con garantías de éxito.

En 2013, Gamesa volverá a ser rentable y generadora de caja libre; dispondrá de un balance sólido y un adecuado ratio de endeudamiento; se focalizará en mercados clave, con una diversificada presencia internacional, y en segmentos de crecimiento, como los servicios de operación y mantenimiento (O&M); y seguirá respondiendo a la demanda, aportando soluciones tecnológicas innovadoras, con el lanzamiento de nuevos y más competitivos aerogeneradores.

Arcelor. Gonzalo Urquijo, presidente en España

"En España sufriremos las dificultades con más intensidad"

Todas las previsiones pronostican que el ejercicio 2013 será un año complicado tanto en Europa como en España, donde probablemente suframos esas dificultades con mayor intensidad.

El consumo de acero continuará cayendo y se visualizarán con mayor rigor los efectos de la ausencia de inversiones públicas y privadas.

En este escenario, la exportación a mercados emergentes aparece como una solución paliativa para las empresas siderúrgicas.

La industria del acero, pilar para la competitividad de buena parte de la industria transformadora española, seguirá adecuándose a los distintos escenarios de mercado con flexibilidad.

ArcelorMittal apuesta por la innovación sostenible a través de I+D, lo que nos permitirá salir más rápidamente de la crisis y mirar el futuro con optimismo.

General Electric. Daniel Carreño, presidente para España y Portugal

"Aún no habrá una activación empresarial generalizada"

Aunque en 2013 podremos ver algunos indicadores positivos resultantes de las reformas emprendidas, entendemos que el entorno no sufrirá cambios suficientes como para pensar en una activación empresarial generalizada. En este sentido, desde General Electric (GE), como compañía con presencia multisectorial, estimamos que el crecimiento procederá de los sectores con mayor potencial y en los que hemos realizado recientes inversiones, como la nueva planta de contadores inteligentes en Zamudio.

En consecuencia, el próximo año concentraremos nuestra actividad en aquellos sectores en los que España ofrece un importante recorrido y en los que GE ya está apostando de manera estratégica y creando empleo. Principalmente, segmentos como el de la eficiencia energética, incluyendo el desarrollo de las redes eléctricas inteligentes; la digitalización del sistema sanitario a escalas macro y micro; o el esfuerzo renovado en el concepto internet industrial. También impulsaremos nuestro Centro de Excelencia para infraestructuras, creado este año para apoyar a las empresas españolas de ingeniería y construcción (EPC) en sus proyectos en el exterior.

Por otra parte, en los sectores más afectados por la crisis, continuaremos trabajando para desarrollar nuestra estrategia de manera más eficiente.

Sobre la petición o no de ayuda financiera a Europa, la diversidad de implicaciones es tal, que hace muy difícil configurar una opinión firme al respecto. El hecho de que España, por ejemplo, esté realizando un cambio de rumbo en sus finanzas públicas o que se haya instaurado una red de seguridad en el mercado europeo son factores, entre otros, que invitan a pensar que no sería necesario solicitarlo y que España puede recuperar la confianza sin realizar esa petición. Sin embargo, la necesidad inminente de sanear el sistema bancario y de reducir la presión financiera que soportamos como país, son aspectos, junto a otros, que podrían invitar a pensar lo contrario.

El Gobierno es quien tiene a su alcance toda la información necesaria para valorar el alcance de los múltiples efectos que conllevaría el rescate dentro del entorno volátil y cambiante que afrontamos, por lo que confiamos plenamente en su criterio en el momento en el que una decisión deba ser tomada.

Anfac

"Este ejercicio seguirá siendo complicado para el automóvil"

El año 2013 para el sector del automóvil, al igual que para muchos sectores de la economía nacional, seguirá siendo un ejercicio complicado en cuanto al mercado o consumo interior se refiere.

Nos esperamos grandes cambios respecto al comportamiento del mercado de ventas de automóviles en España para el año 2013, aunque en la segunda parte del año podremos ver un ligero cambio en la tendencia

Sin embargo, respecto a la producción y con la implementación paulatina del 'Plan 3 Millones' diseñado por Anfac, las cifras de producción podrían dar un primer paso al alza en 2013.

Será un año en el que de nuevo hay esperanzas de noticias positivas de nuestro sector en lo referente a inversiones.

Estamos convencidos de que el automóvil está poniendo las bases para que la industria y otros sectores de nuestra economía puedan desarrollar y mejorar su competitividad.

Esta asignatura, la competitividad y su mejora, formará parte de los objetivos del sector del automóvil para el año 2013, porque la competencia de otros países y regiones sigue siendo feroz.