Prevén un año 2013 duro para la economía

El sector financiero pide seguir con las reformas

Santander

"En la segunda mitad de año

cabe esperar cierta estabilización"

Durante la primera mitad de 2013 la economía española probablemente seguirá en recesión. El efecto del ajuste fiscal aún se dejará sentir, aunque a partir de entonces cabría esperar una cierta estabilización del PIB e incluso una gradual recuperación, siempre que las tensiones financieras en la eurozona pierdan intensidad y mejore la confianza de los mercados. En cuanto al banco, los resultados del año están distorsionados por las provisiones que se derivan de los dos decretos de saneamiento inmobiliario. Esperamos para 2013 y 2014 resultados mejores que en 2013.

Las medias tienen que llegar tanto desde el ámbito nacional como europeo. La prioridad es generar confianza en la economía, en su capacidad de crecer de forma sostenida. Y eso solo es posible si las medidas a nivel nacional se coordinan con una política coordinada con nuestros socios europeos, con más integración económica y financiera con la UE. En ese sentido, la unión bancaria es un paso importantísimo. En el ámbito nacional, España necesita que el sector público y el privado reduzcan su endeudamiento de forma ordenada, afianzar su competitividad y abordar reformas estructurales que la de más flexibilidad. Es preciso culminar la reestructuración del sector financiero para tener bancos más sólidos y eficaces. Sin duda quedan cosas por hacer en los dos ámbitos, nacional y europeo, pero en estos momentos lo importante es ejecutar con agilidad y acierto las reformas y acuerdos que se van adoptando.

BBVA Research

"El ajuste se prolongará hasta la primera mitad de año"

La economía española continúa el proceso de ajuste de su actividad y del empleo que se prolongará hasta la primera mitad de 2013 y supondrá una caída del PIB del 1,4%, tanto este año como el siguiente. Lo anterior como consecuencia de un entorno internacional algo menos positivo, de la continuación en el ajuste de los desequilibrios internos acumulados antes de la crisis, de la aceleración en el proceso de reducción del déficit público y de unas tensiones financieras que se mantienen elevadas.

Hacia delante, la incertidumbre sobre el cumplimiento de los objetivos actuales de déficit fiscal, así como las dudas sobre las consecuencias que pudieran derivarse en el caso de que España acabe solicitando el apoyo del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y del Banco Central Europeo (BCE) suponen factores cuyo impacto final sobre el crecimiento del ejercicio 2013 es difícil de prever.

A nivel europeo, España debe trabajar para la consecución de un supervisor único para la banca, la recapitalización directa del sistema financiero por parte del MEDE o el establecimiento de una autoridad fiscal europea. A nivel nacional es necesaria la creación de una autoridad fiscal independiente que evalúe la situación cíclica de la economía así como su impacto sobre las finanzas públicas.

A falta de conocer los detalles al respecto, su implementación puede incrementar significativamente la credibilidad de la política fiscal en España sólo en la medida en que, en primer lugar, sea realmente independiente, en segundo lugar sea transparente en su metodología, y, por último, sus integrantes sean profesionales con un amplio reconocimiento profesional.

Es imprescindible que se avance hacia un sistema impositivo más eficiente, que eleve la carga sobre el consumo y la disminuya sobre las rentas del trabajo y el capital.

Adicionalmente, se debe progresar en la reforma del sistema de pensiones para garantizar su sostenibilidad, adelantando la puesta en marcha del factor corrector que se ha previsto a este respecto.

Finalmente, es indispensable que se cumpla rigurosamente con la agenda que se ha impuesto en materia de reformas estructurales, impulsando los cambios legales necesarios que reduzcan los costes de operación de las empresas y que contribuyan, de esta manera, a la mejora de la competitividad.

Parte fundamental de lo anterior es completar el proceso de reestructuración del sector financiero.

Caixabank

"El proceso de reformas ha sentado las bases para crecer"

Por un lado, los avances a nivel europeo, como la unión bancaria o las medidas de apoyo del Banco Central Europeo, han contribuido a restablecer la confianza, relajando las tensiones en los mercados financieros. Por otro, el proceso de reformas adoptado en España ha sentado las bases para volver a crecer y generar empleo. En ese sentido, esperamos volver a tasas de actividad económica más favorables en la segunda mitad de 2013.

En cuanto al sistema financiero, tras una primera fase de recapitalización, el sistema en su conjunto debe concentrarse ahora en un proceso de consolidación que apuntale su rentabilidad a medio plazo.

En 2013, CaixaBank afronta el reto de completar con éxito la integración de Banca Cívica y de Banco de Valencia, reforzando con ello su posición de liderazgo en España.

Una política económica orientada a la recuperación debe tener tres fundamentos. En primer lugar, la credibilidad del proceso de consolidación fiscal. El segundo fundamento debe ser una profunda reforma de las instituciones públicas. Finalmente, el tercer pilar es continuar en la senda, ya iniciada, de reducción de costes y aumentos de productividad en relación a nuestros socios europeos.

Bankia

"La demanda interna tocará fondo en el segundo semestre"

El panorama económico en la primera parte de 2013 seguirá caracterizado por la debilidad de la actividad debido a la necesidad de seguir corrigiendo los desequilibrios fiscales y externos, lo que impedirá una recuperación basada en la demanda interna. Sin embargo, en la segunda parte de 2013 la economía española podría alcanzar un punto de inflexión, ya que la demanda interna irá tocando fondo y las mejoras de competitividad favorecerán las exportaciones, siempre que no haya sorpresas internacionales negativas. La clave para confirmar ese giro en el ciclo económico será mantener la positiva evolución de nuestra productividad y costes laborales unitarios.

El escenario macro seguirá siendo complejo para las entidades financieras puesto que la mejora de la actividad económica no se dejará sentir positivamente en el paro hasta finales del año. Entonces, la demanda de crédito empezará a recuperarse y podrá ser atendida por una banca saneada y recapitalizada.

Es necesario salir del círculo vicioso de ajuste fiscal, contracción de la actividad y aumento del desempleo, para poner en valor las reformas de los últimos meses. A corto plazo, la condición necesaria para acelerar la recuperación económica será reducir la prima de riesgo, disminuyendo la factura para las arcas públicas, facilitando las emisiones de las empresas y reforzando el apetito por España.

Sin embargo, lo más importante será impulsar reformas de oferta que permitan recuperar el crecimiento perdido estos años. Debemos aumentar nuestra presencia en el exterior, mejorar la calidad del capital humano, incentivar la aparición de emprendedores e incorporar más tecnología a los procesos productivos.

Bankinter

"El año 2013 será duro para nuestra economía"

Hay consenso generalizado sobre que 2013 será duro para nuestra economía, pero también sobre que al final del año, empezará a remontar. Esto es lo importante, ya que lo peor de una situación de crisis no es tanto lo que está pasando, que es muy grave, sino la falta de perspectivas futuras. Todos estamos mejor dispuestos a realizar los sacrificios necesarios si tenemos la convicción de que, con ello, se saldrá de la situación en la que estamos.

Nuestra entidad está reaccionando de forma muy positiva ante la crisis. Nuestros beneficios son sólidos y positivos pese a haber realizado las provisiones que nos exigió el Gobierno, y nuestra morosidad es menos de la mitad que la del resto. Nuestra inversión en los sectores más problemáticos (como el promotor inmobiliario) es residual y los test de estrés de Oliver Wyman nos sitúan en el grupo más solvente de bancos españoles. En estas condiciones enfrentamos 2013 con optimismo y dispuestos a seguir incrementando nuestra inversión, sobre todo la destinada a empresas, contribuyendo a que el flujo crediticio llegue, no solamente a las empresas, sino también a las familias.

Las medidas que se deben tomar para acelerar la recuperación económica son internas y europeas. En nuestro país ya está casi todo emprendido: reducir el déficit público y acortar la prima de riesgo. Los inversores tienen que recuperar la confianza en España y el mejor mensaje es una deuda sostenible. Con eso y con la ayuda del Banco Central Europeo comprando deuda, tal y como dijo Draghi que está dispuesto a hacer, es probable que la prima de riesgo se mantenga a niveles sostenibles.

Una vez hechos los deberes que nos piden los socios europeos, éstos deberían correspondernos con medidas que incentivasen el crecimiento. Se trataría de que los países con superávit comercial implementasen políticas expansivas que reactivasen el consumo y la productividad, haciendo de locomotoras a la que España y otros países se podrían enganchar. Que se aborden políticas de crecimiento en 2013 sería una de las mejores noticias.

Banco Popular

"Es básica la consolidación de Europa"

Banco Popular presentó un Plan de Negocio revisado 2012-2014, que fue aprobado por el Banco de España. La ampliación de capital de 2.500 millones llevada a cabo recientemente constituye el eje central de dicho plan. Este plan permitirá a Popular acelerar sus saneamientos de modo que ascenderán a 9.300 millones en el año 2012, 2.200 millones en 2013 y 1.100 millones en 2014. Estos saneamientos suponen el cumplimiento íntegro de los reales decretos y del test de estrés de Oliver Wyman.

Asimismo, estas provisiones posicionan a Banco Popular como la entidad financiera española con mayor cobertura en su exposición al sector inmobiliario, un 38% en crédito promoción y construcción y un 56% en activos adjudicados. Banco Popular prevé obtener un beneficio antes de provisiones de 7.187 millones entre 2012 y 2014 y situar su ratio CT1 por encima del 12%, consolidándose como una de las entidades financieras más sólidas del sistema financiero español.

Un aspecto básico para afrontar dicha recuperación es la consolidación de Europa. Sin Europa, la recuperación, de España y del conjunto de la zona, será mucho más lenta, mucho más inestable y su sostenibilidad será corta e incierta.

Además de la consolidación de Europa, España necesita progresar en, al menos, tres ámbitos principales. El primero, en la inversión en tecnología, para mejorar la productividad de la economía española. El segundo, en alcanzar un pacto entre las principales fuerzas políticas que marque las líneas rojas del Estado del Bienestar y, en tercer lugar, en poner en marcha el plan para reformar las Administraciones Públicas.

"España lo que debe hacer es seguir con su plan de reformas y apostar por políticas de crecimiento. El crecimiento lo necesitamos como el comer", apostillaba en una reciente entrevista a este diario el presidente del banco, Ángel Ron.

Mutua Madrileña, Ignacio Garralda

"Confiamos en que la economía española vaya de menos a más"

El descenso de la prima de riesgo y la incidencia positiva de las reformas estructurales deben contribuir de forma positiva a la mejora de la actividad a partir de 2014, aunque confiamos que en 2013 la economía española vaya de menos a más y que en la última parte del ejercicio se empiecen a notar los primeros síntomas de recuperación. Sin embargo, según nuestras previsiones, el PIB todavía se contraerá el año próximo un 1,6%.

La recuperación de la estabilidad financiera será el punto de inflexión para volver a empezar, aunque habremos de seguir reduciendo el elevado déficit público que estrangula la financiación privada al absorber todos los recursos disponibles. La clave está en el ritmo con el que hay que introducir los recortes necesarios en las partidas del gasto público para hacer compatible el saneamiento con el crecimiento económico y, de esta forma, poder reconducir el problema del desempleo. Está claro que hay que buscar un equilibrio y que atajar el drama del paro.

Para ello es necesario que España busque la forma de cambiar de modelo productivo, para lo que es vital, en primer lugar, elaborar un Plan Estratégico, y de forma paralela comenzar ya a estimular la innovación y la cultura del emprendimiento. También es urgente la reforma del modelo educativo para, a largo plazo, reducir el fracaso escolar, favorecer el esfuerzo, atajar las diferencias sociales en el ámbito de la educación y mejorar el acceso de los jóvenes a los mercados de trabajo.

El sector asegurador español se ha revelado como uno de los pocos capaces de crecer en momentos de crisis, y confiamos en que seguirá contribuyendo positivamente a la evolución de la economía y la estabilidad financiera. Para 2013 esperamos crecer en ingresos por primas aunque de forma moderada y seguir ganando cuota. Respecto al empleo, nuestra previsión es que en 2013 aumentaremos nuestra plantilla en un 2,5%.

Mapfre

"Las reformas ayudarán a superar la crisis"

Habrá que estar muy atentos a los efectos de las reformas estructurales del Gobierno y cuyo resultado esperamos que contribuya a recuperar la actividad y acelerar la salida de la crisis. No obstante, somos optimistas de cara al futuro. Contamos con una economía que puede volver a crecer, creando empleo y generando confianza crediticia, siempre que se sigan poniendo en marcha las medidas adecuadas y, sobre todo, se controle la especulación alrededor de la deuda pública.

Tenemos una industria aseguradora potente y de probada solvencia, que ha tenido un positivo comportamiento ante la crisis económica, de la que, estamos convencidos, saldremos reforzados. Factores importantes serán la redefinición del mapa financiero y sus consecuencias en los acuerdos de bancaseguros, así como, a más largo plazo, la implantación de Solvencia II y el impacto en algunas compañías.