Surfear sobre una tabla de corcho, ¿el futuro

La empresa Richpeoplethings patenta las primeras tablas de surf del mercado a base de corcho.

Volver a hacer del surf un deporte limpio y natural, como lo fue en sus inicios". Con esta idea arrancó hace siete años la empresa española Richpeoplethings, cuando su creador, el artista Ángel Rodríguez, cayó en la paradoja que rodea a un deporte especialmente vinculado a la naturaleza: los materiales que sirven para fabricar las tablas son derivados de petróleo y curiosamente por ello resultan poco resistentes.

"El núcleo de las tablas de surf está hecho a base de foam, espuma de poliestireno, que absorbe agua y provoca que la tabla se pudra", explica este hijo de ingeniero a quien las exigencias del empleo paterno le llevaron a Marruecos hace 15 años, donde descubrió el surf. æpermil;l, su hermana Gloria y su padre montaron una empresa familiar para ofrecer una alternativa a lo que Ángel no duda en tildar de "muerte empaquetada", por los componentes tóxicos que asegura llevan las tablas estándares.

El blank -como se llama el núcleo de una plancha de surf- de Richpeople_things está hecho a base de corcho, una primicia en esta industria que en 2009 creció 7.480 millones de dólares (5.600 millones de euros) respecto al año anterior, según la Surf Industry Manufacturers Association, un récord que en gran parte se debe al boom de la industria textil y de complementos que acompañan a este universo deportivo. Películas como Le llaman Bodhi y el cine de animación han alimentado el auge que vive este deporte, que ya aglutina unos 30 millones de surfistas en todo el mundo, "también en España, donde se surfea hasta en el Mediterráneo, un mar caprichoso", explica entusiasmado Rodríguez.

Las tablas de corcho para olas gigantes que ha creado esta compañía naciente son entre un 300% y un 500% más resistentes que las fabricadas a base de poliuretano. "El corcho respira pero no se rompe, no absorbe agua y no se pudre", como ha comprobado este artista y empresario durante la fase de investigación del proyecto, que la empresa ya tiene patentado. Además, la piel de los alcornoques funciona como un pulmón natural para el planeta porque absorbe grandes cantidades de dióxido de carbono y evita la tala de árboles. "Basta su corteza, que se regenera cada nueve años. Y solo hay alcornoques en el sur del Mediterráneo; puede favorecer toda una industria". Con lo que sobra después de la fabricación de uno de estos blanks, la empresa creará toda una serie de complementos, desde chanclas hasta fundas y bolsas.

Su invento puede ser una revolución en un mercado dominado por muy pocas compañías, con sede en países tan filmados por sus olas como Estados Unidos y Australia. En Europa, Francia y España concentran las principales fábricas de tablas de surf.

Richpeoplethings ha logrado 1.000 intenciones de compra y la pequeña empresa espera el interés de un inversor para arrancar la producción y empezar a comercializar su producto, que en los últimos dos años ha recibido tres premios en España: a la mejor idea empresarial, otorgado por la Fundación de la Universidad de Alicante; a la diversificación de negocio, por la Diputación de este consistorio, y este año la Fundación Biodiversidad del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente premió su capacidad innovadora.

"Hemos tenido muy buena acogida, hay gente en Europa que llevaba mucho tiempo esperando un producto así". Cada uno de sus blanks a base de corcho costará unos 150 euros en el mercado, algo más que los 100 euros de los tradicionales, "pero sería un desprestigio ser más baratos que los convencionales, que en su mayoría están fabricados en países asiáticos, sin controles ambientales".

Para olas gigantes

Algunas veces no basta con subirse a la tabla, remar mar adentro e intuir las buenas olas para deslizarse hasta la orilla. El surf tiene una cara más arriesgada. Cada vez más surfistas se dejan tentar por la adrenalina de meterse en olas gigantes, masas de agua que se elevan hasta 10 metros de altura y a las que solo se puede llegar remolcado por una moto de agua.

Richpeoplethings ha empezado su negocio por esta modalidad deportiva, para la que ha patentado un núcleo cuya alma -el refuerzo de madera que atraviesa la tabla para darle resistencia-, ocupa entre dos y tres centímetros, el doble que las tablas convencionales. La compañía encontró el proceso de fabricación adecuado de esta tabla de alta densidad junto al Departamento de Investigación de la Universidad de Linares (Jaén).