Breakingviews

El FMI, un aliado para Irlanda

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se está convirtiendo en el jugador principal de la política en la eurozona. El mes pasado obligó a sus líderes a rebajar la deuda griega. Ahora se ha concentrado en Irlanda, el paradigma de austeridad en Europa.

El FMI dijo esta semana que Dublín debería retrasar cualquier política de austeridad si el objetivo de 2013 de crecer en un 1,1% acaba siendo muy optimista. Y llamó a un acuerdo para el rescate de la banca, que ha dejado al país con una gran deuda. En junio pasado la eurozona hizo vagas promesas para ajustar el programa de Irlanda, pero no ha hecho mucho.

El FMI pide que la eurozona active su fondo de rescate permanente para recapitalizar los bancos de forma directa, rebajando así la deuda irlandesa y eliminando cualquier obligación futura. Es poco probable que caiga bien en Alemania, donde algunos votantes ven la recapitalización directa como una puerta trasera para la mutualización de deuda. El FMI también aboga por una reestructuración de los instrumentos de reconocimiento de deuda usados para apoyar los remanentes de los bancos rescatados.

Europa puede argumentar que Irlanda no necesita ayuda. Dublín está ganando acceso al mercado, y su bono a diez años está 65 puntos básicos por debajo del español. Y debería caer más si el BCE ejecutara su programa de compras.

Hay razones para ayudar. La deuda irlandesa alcanzará el 122% del PIB el año que viene, y su población encara una consolidación fiscal del 5% del PIB hasta 2015. El empleo sigue fallando, y cerca del 17% de las hipotecas tienen retrasos superiores a 90 días. La austeridad tiene sus límites, y los contribuyentes se sienten agraviados por tener que apuntalar sus bancos para la estabilidad de la eurozona.

Irlanda puede no ser el único en aprovecharse del nuevo activismo del FMI. Si España se viese obligada a pedir un rescate, el fondo podría ser un aliado útil contra el BCE y la Comisión Europea. Otra razón por la que un rescate no debe ser tan terrible.