Británicos y residentes en el Reino Unido

Tres detenidos en Londres por la manipulación del líbor

Tres hombres fueron detenidos hoy en Londres con relación al escándalo de la manipulación del tipo de interés de referencia del mercado interbancario líbor, informó la Oficina Británica de Lucha contra el fraude (SFO).

Los tres detenidos, de 33, 41 y 47 años, son "ciudadanos británicos y residentes en el Reino Unido", cuya identidad no ha sido revelada, y fueron trasladados a una comisaría londinense para ser interrogados, según detalló en un comunicado esa organización. La SFO (Serious Fraud Office) había emitido órdenes de registro en tres propiedades de Inglaterra, una en el condado de Surrey, al sureste de Inglaterra, y dos en Essex, al este de Londres.

Las detenciones de estos individuos, cuyos nombres no se han hecho públicos y de los que no se han desvelado más datos por el momento, se efectuaron con la colaboración de la Policía de Londres, según apunta la nota de la SFO.

El escándalo del Libor -tipo de interés interbancario fijado en Londres, por el que son investigados otros bancos británicos y extranjeros- estalló el pasado 27 de junio. Ese día los reguladores británico y estadounidense multaron a Barclays por manipular el Libor y el Euribor.

Según se denunció, el banco británico manipuló entre 2005 y 2009 sus estimaciones o bien para su beneficio económico o para dar una imagen de solvencia económica durante la crisis crediticia.

Esa tasa es un tipo de referencia mundial que se fija diariamente en Londres a partir de las estimaciones de entre 8 y 20 bancos sobre cuál es el interés al que creen que sus competidores les prestarían dinero.

Tras el escándalo, el primer ministro británico, David Cameron, abrió una investigación parlamentaria para examinar la conducta del sector bancario y otra más técnica para revisar el método del cálculo del Libor.

El caso, que llevó a la dimisión del consejero delegado del Barclays, Bob Diamond, del jefe de operaciones del banco, Jerry del Missier, y del presidente Marcus Agius, ha salpicado a varias entidades bancarias, entre ellas en EEUU.

A raíz del escándalo, la Comisión Europea propuso tipificar como delito la manipulación de índices de referencia para los tipos de interés, como el Euribor o el Libor, y castigar incluso con penas de cárcel los casos más graves.