Jean-Claude Juncker: "Grecia ha cumplido"

El Eurogrupo ve opciones de desbloquear el rescate de Grecia

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho que ve "buenas posibilidades" de llegar a un acuerdo este martes para desbloquear el tramo de ayuda urgente de 31.500 millones de euros que Grecia necesita para no suspender pagos.

El presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho que ve "buenas posibilidades" de llegar a un acuerdo este martes para desbloquear el tramo de ayuda urgente de 31.500 millones de euros que Grecia necesita para no suspender pagos en las próximas semanas.

"Hay buenas posibilidades de llegar esta noche a una decisión definitiva, pero no estoy seguro todavía", ha afirmado Juncker a su llegada a la reunión. "Debemos llegar a un entendimiento sobre algunos detalles", añadió.

"Tenemos ya casi todos los elementos para que podamos tener una visión completa (del programa) tras un análisis exhaustivo", indicó Juncker, quien admitió que hay todavía aspectos que necesitan ser definidos en la reunión, como el que se refiere a las necesidades de financiación de Grecia y la sostenibilidad de la deuda helena.

A su llegada a la reunión, el ministro francés de Economía, Pierre Moscovici, ha solicitado a sus socios que no se crucen las "líneas rojas" para facilitar un acuerdo en el Eurogrupo. Moscovici confió en que la evaluación sobre el cumplimiento de las acciones previas por parte del Gobierno griego será positiva, pero admitió que el trabajo aún no está finalizado y que se trata de temas complejos que se deben resolver este martes. "Es el deber de los ministros de Finanzas alcanzar un acuerdo político esta noche", ha recalcado Moscovici, quien recordó que toda Europa necesita un consenso, no solamente Grecia.

Por su parte, el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, ha reiterado a su llegada a la reunión que su rechazo a una quita sobre la deuda griega para los acreedores públicos y ha expresado su deseo de que el Eurogrupo logre un acuerdo sobre cómo financiar el agujero fiscal de Grecia y sobre el calendario para hacer sostenible la deuda helena. "Espero que haya una solución consensuada, pero no lo sé", ha declarado Schäuble, quien explicó que, de lograr un pacto, los gobiernos presentarán la decisión a los parlamentos nacionales que votarían "la próxima semana" sobre las medidas, que incluyen un nuevo tramo de ayuda de 31.500 millones de euros.

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, ha declarado por su parte que defenderá en el Eurogrupo que no haya una quita sobre la deuda griega en manos de los acreedores públicos y que los socios de la zona del euro opten por medidas alternativas. "Vamos a intentar que no haya quita, hay otras posibilidades, hay un menú de alternativas", señaló Guindos.

El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, se mostró confiado de que el Eurogrupo adoptará "medidas creíbles" para reducir la carga de la deuda de Grecia y se comprometerá a emprender nuevas actuaciones "en los próximos años" con el fin de garantizar la sostenibilidad de la deuda helena siempre que Atenas cumpla todos los ajustes prometidos.

Grecia logró un nuevo paquete de rescate en febrero, pero la depresión económica hace que no se hayan cumplido las previsiones. La deuda estará en el 190% del PIB el próximo año, y la UE y el FMI no se ponen de acuerdo sobre la vía para devolver al país a la senda de la estabilidad.

Brecha con el FMI

De hecho, el borrador del informe de la troika que presentaron las tres instituciones hace una semana al Eurogrupo revela que Grecia necesitaría una ayuda adicional de 32.600 millones de euros hasta 2016 con la extensión de dos años que los países de la moneda única acordaron dar a Atenas para alcanzar un superávit primario (antes del pago de intereses) del 4,5%.

Para cubrir este agujero, el FMI exige la máxima garantía de que Grecia cumplirá con el objetivo previsto de reducción de deuda en 2020, aunque sea a costa de que sus socios europeos asuman una nueva quita, esta vez de la deuda en manos de instituciones públicas, incluido el BCE. Y la Comisión Europea se niega a cargar con el coste de una nueva reestructuración de la deuda griega -que esta vez pagarían los contribuyentes europeos- y propone una renegociación por la que Grecia cumpla con el objetivo de reducir su deuda al 120% del PIB no en 2020 sino en 2022. En el caso de España, la exposición a la deuda pública griega es en conjunto de 25.000 millones de euros, incluyendo préstamos director y avales.

La posición no es común ni siquiera entre los propios socios de la zona euro, que deberían someter a sus parlamentos un cambio en los términos de la ayuda a Grecia. Conscientes de la necesidad de rebatir al FMI con una sola voz, los ministros de finanzas de Francia, Alemania, Italia y España se reunieron ayer en París para consensuar una postura común para resolver el problema griego, según una fuente oficial de la Unión Europea que citaba ayer Bloomberg. Por su parte, Alemania ya ha advertido que no es de esperar una resolución definitiva de la reunión de hoy y ha advertido que una quita sobre la deuda griega en manos públicas es "inconcebible".

¿Qué alternativas hay entonces para alcanzar un acuerdo? Una opción es reducir el 50% el diferencial que pagan los créditos bilaterales ya concedidos a Grecia. Actualmente éste está en 150 puntos básicos sobre el coste de financiación. Prorrogar vencimientos o una recompra de deuda son otras opciones.

Alemania ha lanzado la idea de que Grecia recompre la mitad de los 60.000 millones de deuda que aún están en manos privadas, ofreciendo el 25% del nominal. Funcionarios europeos han pedido un análisis legal de esta operación. Una fuente francesa señala que se podría tomar una decisión sobre una recompra esta misma noche, según Reuters: "Es una opción en el menú", dijo.

También se ha contemplado un alargamiento de los vencimientos y que el BCE renuncie a los beneficios obtenidos sobre los bonos griegos que acumula por valor de 55.000 millones de euros, estimados en hasta 15.000 millones, y los pase a los bancos centrales nacionales, para que luego los Gobiernos los transfieran a Grecia.