El ministro español de Economía defiende las previsiones del Gobierno y ve "signos positivos"