Renfe recuerda al Gobierno de Cataluña que le adeuda 291 millones de euros

Renfe ha acusado hoy a la Generalitat de "buscar confundir a la opinión pública" y ha recordado que el Govern acumula una deuda con la compañía ferroviaria de 291 millones de euros por la prestación de servicios en Cataluña.

Esta es la respuesta que ha ofrecido Renfe al anuncio, por parte del conseller de Política Territorial y Obras Públicas, Lluís Recoder, de la apertura de 125 expedientes sancionadores a la empresa ferroviaria por infracciones graves en la prestación del servicio de Cercanías y Regional entre los días 15 de septiembre y 1 de octubre.

Estos expedientes pueden desembocar en una multa de hasta 3,7 millones de euros.

En un comunicado, Renfe ha asegurado que presentará alegaciones a estos expedientes y que estudiará con sus servicios jurídicos "acciones para la defensa de sus intereses".

La compañía sostiene que con este anuncio, lo que pretende la Generalitat es "confundir" a la ciudadanía, sancionando a una empresa con la que aún tiene pendiente la firma del contrato-programa que regula el servicio de Cercanías con Renfe Operadora.

Este contrato, recuerda, tendría que estar vigente desde el 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2015, aunque aún no está firmado.

El pasado junio, el gobierno catalán, que gestiona el servicio ferroviario de Cercanías desde 2010, plantó al Ministerio de Fomento al negarse a firmar este contrato-programa mientras este departamento no cumpliera con las inversiones prometidas en la red de Cercanías en Cataluña, según el Ejecutivo regional.

Renfe explica, en este sentido, que la Generalitat acumula una deuda estimada con Renfe de cerca de 300 millones de euros correspondientes al coste de la prestación del servicio en 2011 y 2012, más las cuantías pendientes de 2010.

A ello hay que sumar, según Renfe, el denominado Plan de Acción, que apoya peticiones adicionales de la Generalitat a los servicios transferidos y que tampoco han sido abonados.

La compañía ferroviaria ha anunciado asimismo que ha interpuesto un recurso de reposición contra las nuevas condiciones generales de utilización de los servicios ferroviarios aprobadas "de forma unilateral por la propia Generalitat" el pasado 3 de octubre.

Renfe considera que la Generalitat incumple las condiciones del convenio firmado entre Renfe y el gobierno autonómico, que establece que cualquier cambio ha de llevarse al órgano mixto, que está pendiente de ser convocado por el gobierno catalán, algo que no se produce desde el 4 de junio.

Renfe afirma que este "bloqueo injustificado" está imposibilitando que se puedan llevar a cabo mejoras consensuadas en el servicio de Cercanías y en beneficio de los viajeros.