A fondo

Disney usará la fuerza de 'Star Wars'

Disney quiere consolidarse como el referente en el mundo del entretenimiento audiovisual. Tras demostrar que ha sabido hacer crecer el valor de su marca con las compras de Marvel y Pixar, ahora pretende explotar los personajes de LucasFilm.

Personajes de la saga de la Guerra de las Galaxias
Personajes de la saga de la Guerra de las Galaxias

Nunca antes tantos héroes cinematográficos han estado tan juntos: Lucas Skywalker, Spiderman, Capitán América, Iron Man, Thor, los X-Men, Indiana Jones, Buzz Lightyear... Walt Disney ha vuelto a sacar la cartera para buscar nuevas vías de crecimiento y este martes anunció que paga 4.000 millones de dólares (3.125 millones de euros) a George Lucas por su fábrica de sueños, su productora de películas Lucasfilm, creada por el cineasta en 1971 y responsable de dos de las sagas más famosas de todos los tiempos, Star Wars e Indiana Jones. El gigante del entretenimiento, padre del pato Donald y del ratón Mickey, ha reclutado a todos a golpe de talonario.

The Walt Disney Company cerró este martes con Lucas, poseedor del 100% de Lucasfilm, la adquisición de la compañía en una operación en la que pagará la mitad en efectivo y el resto con aproximadamente 40 millones de acciones de Disney, una cifra extraída de su cotización del pasado 26 de octubre.

El movimiento vuelve a convulsionar los cimientos de esta industria, pues la operación se suma a otras adquisiciones ambiciosas de Disney, de la mano de su consejero delegado Robert Iger. Todas dirigidas a ampliar su catálogo de películas y a hacerse con personajes míticos del mundo del comic o del cine de fantasía. Con sus compras, Disney se ha hecho además con empresas líderes en el desarrollo de nuevas tecnologías para efectos especiales, sonido y animación computerizada. Una forma de no quedarse atrás.

Así, la compra de Marvel Entertainment en agosto de 2009 por 4.000 millones de dólares le dio los derechos sobre más de 5.000 personajes, entre ellos Spiderman, Hulk o los Cuatro Fantásticos. Solo con la trilogía del hombre araña, Marvel había obtenido unos ingresos de 2.234 millones de dólares en todo el mundo, según reveló entonces la web especializada Box Office Mojo. Antes, en 2006, el gigante audiovisual Disney había cerrado otro acuerdo para comprar Pixar, tras pagar más de 7.400 millones de dólares. Otra operación que le permitió incorporar a su catálogo estrellas del mundo de la animación como Woody y Buzz Lightyear (protagonistas de Toy Story), Nemo o Los Increíbles.

Disney quiere consolidarse como el referente en el mundo de la animación y ganar cuota de mercado ante sus grandes rivales en Hollywood: Time Warner, Universal, Fox, Paramount, DreamWorks o Sony Pictures. Ahora, con la compra de LucasFilm, la tercera mayor en siete años, Disney adquiere también a los reputados expertos en efectos especiales de Industrial Lights and Magic, una división de LucasFilm, y los estudios de desarrollo de videojuegos LucasArts, responsables de juegos de acción como Star Wars 1313, que ayudarán a Disney a posicionarse en el negocio de los videojuegos, donde ahora tiene una presencia menor.

Con todo, Disney tratará de sacar partido a sus adquisiciones. Y para ello no dudará en mezclar personajes de una u otra empresa. Según publicaba recientemente The New York Times el gigante del entretenimiento está trabajando por ejemplo en un videojuego, Toy Box, que mezclará por primera vez personajes de Disney y de Pixar.

Criticas y resultados

"Con las compras de Marvel y Pixar hemos demostrado que sabemos hacer crecer el valor de una marca", ha dicho Iger, defendiéndose de quienes le criticaron haber pagado mucho por Pixar. En este sentido, Disney asegura que ambas empresas le han reportado grandes éxitos: Marvel produjo a primeros de año Los vengadores y obtuvo una recaudación en cines de 1.500 millones de dólares y Pixar, con sus dos películas Cars, otros 1.000 millones.

Ahora la firma confía en seguir impulsando su marca con LucalFilm, que en 2005 generó 550 millones en beneficios operativos cuando lanzó Star Wars: Revenge of the Sith, la última entrega de la saga. Quizá por ello, Disney planea hacer una nueva película de Star Wars cada dos o tres años (la próxima llegará a los cines en 2015) y usará esta marca icónica para construir parques temáticos y vender figuras de Darth Vader. Disney contará con Lucas como asesor, y con Katheleen Kennedy, copresidenta de LucasFilm, que pasará a presidir Lucasfilm en el grupo Disney.

A la espera de ver qué éxito cosechan con las espadas láser de los jedi, los accionistas de Disney (que estarán deseando que la fuerza les siga acompañando) parecen estar apoyando los movimientos de Iger. Aunque ayer los títulos de la empresa llegaron a caer un 2% (hasta 49 dólares; cerca de su máximo histórico de 53), sus acciones se han revalorizado en torno a un 30% en lo que va de año y su capitalización ronda ya los 90.000 millones.