Adverados busca resolver el problema de la suplantación de identidades

Tecnología española para legitimar personas y contenidos en la red

La empresa española Adverados desarrolla una tecnología capaz de autentificar y certificar legalmente a cualquier persona y contenido que se transmita a través de la red. la solución puede utilizarse desde cualquier dispositivo y en las redes sociales como Twitter, Facebook o Linkedin.

La empresa española Adverados presentó ayer en Madrid una tecnología capaz de autentificar y certificar, con validez legal, a cualquier persona y cualquier tipo de contenido o archivo que se transmita a través de internet, bien frente a una comunidad o frente a personas físicas o jurídicas. Además, según explicó Rodolfo Lomascolo, su consejero delegado, la solución puede utilizarse desde cualquier dispositivo y es posible su aplicación a redes sociales como Twitter, Facebook o Linkedin, solventando así el problema creciente de la suplantación de identidades a través de la red.

El directivo defendió que esta tecnología, que lleva un año desarrollando, es "la única del mercado -"hay otras soluciones complejas, dijo"- capaz de legitimar simultáneamente a una persona, sus contenidos y su firma digital". Por ello, añadió, "el objetivo es convertirla en un estándar, por su rapidez ("en menos de dos minutos, cualquier usuario puede certificar cualquier tipo de contenido con la fecha, la hora de envío y el momento de su entrega") y seguridad al mínimo coste".

Adverados, que prevé que el mercado de identificación y notificación legal comenzará su desarrollo masivo en España en 2013, ha invertido medio millón de euros hasta la fecha en el desarrollo de esta solución. Una tecnología que, según aclaró la compañía, puede integrarse con cualquier plataforma tecnológica de una organización.

Lomascolo explicó que su empresa distribuirá la solución online y a través de un canal de partners y distribuidores. Sus previsiones son gestionar 1,7 millones de adverados en 2013, alcanzar los 4,5 millones en 2014 y más de 10 millones en 2015.

Según el directivo, el nuevo entorno de relaciones digitales 2.0, tanto entre personas como entre empresas o instituciones y clientes; los crecientes problemas de suplantación de identidades, el nuevo escenario profesional y laboral, la imperiosa necesidad de reducción de costes, y la concienciación medioambiental serán los "grandes pilares que empujarán su demanda".