_
_
_
_
Muy confidencial

Las horas más bajas de Ruiz-Mateos

El que fuera considerado el hombre más rico de España en los años sesenta y setenta del pasado siglo vive sus horas más bajas. José María Ruiz-Mateos, fundador de Rumasa, fue ingresado el jueves en la clínica privada Quirón de Madrid aquejado de una arritmia provocada por "un ataque de ansiedad", según una persona cercana al empresario octogenario. Sin embargo Ruiz-Mateos, que sufre parkinson, fue trasladado el mismo jueves de la clínica privada a un hospital público, el de Puerta de Hierro, al no constar el pago de los últimos recibos en el grupo Quirón; el viernes fue dado de alta.

"Me recordó a las imágenes de Bolinaga [el etarra excarcelado recientemente enfermo de cáncer]", dice una de las pocas personas que han estado al lado del empresario jerezano estos últimos días. "Apenas se sostenía, apenas tiene músculos, parecía un pajarillo", comenta.

Según relata esta persona, amigo personal de Ruiz-Mateos, en la mansión que la familia tiene en Somosaguas se vivieron el jueves pasado escenas dramáticas. Una de las hijas del matrimonio Ruiz-Mateos-Teresa Rivero, Begoña, insistió en llamar a la ambulancia ante el deterioro de la salud del patriarca de la familia. Sin embargo el resto de los hijos y la esposa del empresario se opusieron tratando de evitar el traslado. "Ninguno de los hijos ha acudido al hospital, sólo ha estado Begoña", asegura.

Begoña Ruiz-Mateos Rivero y su marido, Antonio Biondoni, se han enfrentado abiertamente con el resto de los hermanos Ruiz-Mateos. Biondoni ha presentado recientemente una querella contra los seis hijos varones del empresario andaluz. "Mi suegro me contó en la cocina de su casa, ya hace varios meses, que los hermanos se hacían percibir 50.000 euros al mes y añadían un extra de 300.000 euros en Junio y otro extra de 300.000 en Diciembre", dice el marido de Begoña Ruiz-Mateos, en un comunicado enviado a diversos medios este mes. "La suma de todo da 1.200.000 euros por año; multiplicado por seis hermanos resultan 7.200.000 euros, que a su vez por siete años el conjunto de lo percibido es de 51.400.000 euros", asegura. Este verano ha sido evidente "el abandono de José María Ruiz-Mateos en momentos tristes y tensos, cuando más necesitaba a sus hijos por los que ha entregado su vida personal y profesional", añadía Biondoni.

"A pesar de todo", dice otra de las personas que han estado al lado de José María Ruiz-Mateos en las últimas horas, "lo único que le preocupa es devolver su dinero a las personas que invirtieron su dinero en pagarés de Nueva Rumasa". El pasado año la Audiencia Nacional admitió a trámite querella contra José María Ruiz-Mateos, su esposa Teresa Rivero y sus seis hijos varones y un sobrino por presuntos delitos, entre ellos el de estafa, por la emisión de pagarés de sociedades de Nueva Rumasa. El grupo captó cerca de 400 millones de euros de más de 4.100 inversores.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_