Realiza dos emisiones esta semana

El Tesoro coloca 200 millones de déficit de tarifa pero no lo cobrarán las eléctricas

El Tesoro realizó el lunes una emisión de bonos del déficit eléctrico de 122 millones y ayer otra, por 75 millones. Son las primeras colocaciones desde febrero, pero no se destinarán a las cinco eléctricas acreedoras, sino "a cubrir vencimientos del próximo año".

El Fondo de Titulización del Déficit Eléctrico (FADE), a través del Tesoro Público, ha realizado dos colocaciones de bonos esta semana: una el pasado lunes, por 122 millones de euros y otra ayer, miércoles, por otros 75 millones. Se trata de las primeras emisiones que se celebran tras una sequía que se prolonga desde el pasado mes de febrero.

Sin embargo, la alegría de las grandes eléctricas que financian el déficit de tarifa (Endesa, Iberdrola y Gas Natural Fenosa, HC Energía y Eon España) ha durado poco: el FADE ha comunicado a algunas de ellas (pero no a todas) que, a diferencia de las operaciones anteriores, el dinero no se destinará a comprar derechos de su deuda cedidos al fondo, sino que quedará "como un colchón para cubrir los vencimientos de deuda del próximo año", aseguran fuentes empresariales.

Ayer, durante la presentación de los resultados trimestrales de Iberdrola en Londres, su presidente, Ignacio Sánchez Galán, desveló la colocación de bonos del lunes, la primera realizada en muchos meses, aunque no comentó aquel extremo. Según Galán, aludiendo a la información recibida del Tesoro, las emisiones del déficit de tarifa "continuará en los próximos días y semanas". Las eléctricas acreedoras mantienen una cesión de deuda al FADE de 7.000 millones para su colocación por el Tesoro con el aval del Estado.

Según los datos a que ha tenido acceso CincoDías, la emisión del lunes tiene vence en 2025 y ha sido suscrita por el BBVA. En el caso de la de ayer, se ha colocado a un interés del 5,60%, vende en septiembre de 2018 y el suscriptor ha sido Crédit Agricole. En ambos casos, se trata de colocaciones privadas, para las que se utiliza un procedimiento de subasta en el mercado de renta fija. Algunas de las emisiones que se han realizado son nuevas y otras ampliaciones de las ya existentes.

El pasado mes de febrero, tras un imparable proceso de colocaciones privadas iniciado en noviembre de 2011 (en ese periodo se realizaron casi una decena de operaciones con gran éxito al tratarse de bonos con vencimientos inferiores a cuatro años), el Gobierno decidió, sin mediar explicación, cerrar el grifo. En el sector se interpretó la medida como una revancha del Ejecutivo por los autos del Tribunal Supremo por los que aceptaba ciertas medidas cautelares solicitadas por las eléctricas de Unesa, que obligaron a Industria a refacturar los consumos de 29 millones de clientes entre octubre del año pasado y abril de este año.

Desde entonces, las relaciones entre las eléctricas (con serios problemas de deuda y de crédito) y el Gobierno se han deteriorado considerablemente. Primero, por el recorte de más de 700 millones de euros en la retribución que recibe la actividad regulada de la distribución, que se incluyó en lo que el titular de Industria, José Manuel Soria, denominó "primera fase de la reforma eléctrica". Y en estos momentos, con la aprobación de una ley de medidas fiscales, que incluye un impuesto del 6% a toda la generación.

Más de 10.000 millones en derechos de cobro

Hasta el pasado mes de febrero y desde que se iniciara un año antes el proceso de colocación de la deuda eléctrica con garantía del estado, se habían colocado casi más de 10.300 millones de euros (quedaban por colocar 2.500 millones de los previstos en 2011). Posteriormente, fueron cedidos al FADE por parte de las eléctricas nuevos derechos, con lo que la cantidad por colocar y cedida es de unos 7.000 millones de euros.

A 30 de junio, las cuatro grandes eléctricas acumulaban una deuda financiera neta de 62.000 millones. Por volumen, destaca Iberdrola, con 32.028 millones (31.860 millones a septiembre); seguida de Gas Natural Fenosa, que, pese a ser la tercera del sector a distancia de las dos grandes, tiene una deuda de 16.900 millones. La de Endesa asciende a 10.467 millones y la de HC Energía a 2.471 millones.

Pero, como bien recuerdan las compañías, de estas cantidades hay que descontar lo más de 10.000 millones que se le adeudan del déficit de tarifa acumulado. La que más derechos de cobro tiene es Endesa (4.896 millones), lo que supone casi la mitad de su deuda, seguida de Iberdrola (2.710 millones), Gas Natural Fenosa (1.067 millones) y HC (con 470 millones).

En general, las agencias de calificación mantienen la perspectiva en revisión negativa, a la que contribuyen un marco regulatorio "hostil" e "incierto", según lo calificó en su día la propia S&P en unos de sus informes.