Las agencias prevén un estancamiento para este año y una caída del 2% para 2013

Los ajustes también castigan al turismo de negocios

Las agencias de viajes especializadas en turismo de negocios aseguran que esta clase de viajes tampoco escapará al efecto de la crisis como consecuencia del recorte del gasto, en especial el aplicado por las Administraciones Públicas. Solo parece que se salvarán los desplazamientos al exterior.

La actividad turística en España ofrece dos caras muy distintas. Por un lado, la entrada de visitantes extranjeros sigue creciendo a buen ritmo ante el menor impacto de la crisis en los principales mercados emisores. En el otro, las salidas de residentes a destinos vacacionales, tanto nacionales como internacionales, continúa en caída libre como consecuencia del repunte del paro, de la disminución de la renta disponible, de los recortes del gasto y de las subidas de impuestos, acumulando un ajuste del 50% en los últimos cuatro ejercicios.

Todo ello ha provocado que el turismo de negocios haya ganado terreno en términos de facturación y que ya suponga el 34% del total, dos puntos más que en 2011, según los datos aportados ayer por Gebta, el principal grupo de agencias de viajes especializadas en España.

Parte del camino recorrido, sin embargo, puede desandarse por el impacto que los ajustes del gasto pueden tener en las decisiones de las empresas a la hora de viajar. "Para este año no hay ningún indicio de mejora y se cerrará con un crecimiento plano, mientras que para 2013 prevemos una horquilla de entre el 0% y -2%", subrayó ayer el presidente de Gebta-España, Michel Durrieu, durante la presentación de las previsiones para 2012 y 2013.

En su opinión, el recorte del gasto de los ministerios, con un presupuesto para viajes de 400 millones, y la reducción de las ayudas para viajes a empresas va a tener una incidencia directa sobre el turismo de negocios. De esta tendencia negativa solo se salvan los desplazamientos al exterior, que crecerán un 5% este ejercicio.