En 2011 disminuyen por primera vez los partícipes de estos fondos

Los titulares de planes de pensiones rescatan 625 millones por desempleo

El pasado año los titulares de planes de pensiones rescataron 625 millones de sus capitales por estar en paro y haber agotado todas las prestaciones, según datos de la Dirección General de Seguros. Esto supone multiplicar por once los 56 millones rescatados en 2006 antes de la crisis.

La grave crisis del empleo por la que atraviesa la economía española también ha dado un zarpazo al patrimonio de los fondos privados de pensiones. La ley permite rescatar estos fondos solo en los supuestos de jubilación, enfermedad grave o incapacidad y desempleo siempre y cuando se hayan agotado previamente todas las prestaciones.

Y según los datos de la Dirección General de Seguros que maneja Inverco, el pasado año el dinero rescatado por el supuesto de desempleo sumó exactamente 624,6 millones de euros. Este tipo de rescate se ha multiplicado por once desde el año 2006, antes del inicio de la crisis económica, cuando recuperar los fondos por esta circunstancia era algo casi testimonial.

De hecho, este abultado aumento de lo rescatado no se corresponde con el incremento experimentado por el patrimonio invertido en planes de pensiones en este periodo, ya que entre 2006 y 2011 lo depositado en estos fondos aumentó apenas un 2%; pasando de 82.661 a 84.107 millones.

Además, el pasado año, los titulares de estos fondos rescataron otros 55 millones de euros por padecer una enfermedad grave, entre las que se encuentra la invalidez. Las cifras de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, que dirige Flavia Rodríguez-Ponga, incluyen también otros datos que reflejan cómo la crisis está pasando factura a la previsión social complementaria.

Así, en 2011 disminuyó por primera vez el número de estos fondos. El pasado año se registraron 10.693.476 cuentas partícipes, lo que representa una caída del 1,2% respecto a los 10.818.746 planes contabilizados en 2010.

Este número de cuentas está en posesión de aproximadamente ocho millones de trabajadores, ya que algunos cuentan con más de un fondo, por lo que cubren aproximadamente a la mitad de la población ocupada.

En cualquier caso, todo esto se produce en plena negociación de la reforma del reglamento de planes y fondos de pensiones -que variará la normativa- y en medio de las peticiones del sector que demanda nuevos incentivos fiscales para los tenedores de estos fondos. Ambas circunstancias, unidas a la crisis son los motivos causantes de que en 2011 por primera vez haya disminuido el número de quienes poseen un plan privado de pensiones.

De cara a futuras legislaciones, Rodríguez-Ponga comentó esta semana en unas jornadas sobre previsión social complementaria que al Gobierno y en concreto al Departamento que ella dirige, le "preocupa especialmente la vulnerabilidad de los planes de pensiones ante la crisis"; tanto la volatilidad del valor de los derechos de los partícipes, como su escasa rentabilidad, incluso negativa en los últimos años.

Por todos estos motivos, están cobrando especial importancia los planes de previsión asegurados, que son los fondos de pensiones que cuentan con un capital garantizado. A diferencia de los planes individuales y de empleo, el número de asegurados por estos planes de previsión se incrementó un 30% el pasado año, pasando de 638.574 en 2010 a 823.834 en 2011. Rodríguez-Ponga recordó que el Ejecutivo trabaja, entre otras cosas, en nuevas normas para estimar la prestación a percibir y cómo comunicarlo a los partícipes.

Recuperar el dinero para evitar el embargo de la casa

A los supuestos que ya incluye la actual normativa para poder rescatar anticipadamente el dinero invertido en un plan o fondo de pensiones, el Gobierno estudia incluir una nueva situación.

Así, la directora general de Seguros y Fondos de Pensiones, Flavia Rodríguez-Ponga, reconoció recientemente en unas jornadas organizadas por AXA y El Nuevo Lunes que el Ministerio de Economía trabaja ya en articular una nueva posibilidad para que los partícipes de esta clase de productos puedan cobrar por anticipado el capital de su plan de pensiones.

El proyecto en marcha consistiría en incluir como otro supuesto el rescate del dinero con la única finalidad de saldar con él la deuda hipotecaria pendiente y evitar de esa manera el embargo de la vivienda habitual y el consiguiente desahucio del partícipe.

Las mismas fuentes subrayaron que este supuesto será incluido en la reforma de la Ley de Supervisión del Seguro, cuyo anteproyecto ya señala que para poder optar a esta nueva vía de rescate, el titular del fondo de pensiones deberá probar que no dispone de otros bienes para saldar la deuda y el capital del plan deberá ser suficiente para evitar el desahucio.

La aprobación de esta norma estaba prevista en un primer momento para finales de este año, pero todo apunta a que se retrasará hasta el próximo ejercicio.

Según las últimas cifras publicadas por el Consejo General del Poder Judicial, durante el segundo trimestre de este año los tribunales tramitaron 23.421 ejecuciones hipotecarias, lo que representa un incremento del 14,2% anual. En 2011 se registraron 77.854.

El recrudecimiento de la crisis y el aumento del desempleo hacen presagiar que este año la cifra será muy superior.