España coloca 3.528 millones de euros en letras, por encima de lo previsto