Tomará una participación del 5% en el capital de la empresa

Almirall aporta un millón de euros para entrar en la 'biotec' AB Biotics

La farmacéutica Almirall ha llegado a un acuerdo con la biotecnológica española AB Biotics para entrar en su accionariado a través de una ampliación de capital, operación en la que la farmacéutica aportará un millón de euros, según explicó ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En concreto, la operación se hará efectiva mediante la suscripción por parte de Almirall de 465.115 acciones de AB Biotics a un precio de 2,15 euros por título. De este modo, se asegura una participación mínima en el accionariado de un 5%.

Almirall subrayó que este capital se destinará a la "financiación de diversos estudios y programas de investigación dentro del área de genética de AB Biotics, así como a la expansión internacional de los productos de esta área". Concretamente, con este acuerdo se permitirá potenciar la expansión comercial de los test de farmacogenética desarrollados por la biotecnológica y, por tanto, ambas compañías colaborarán en la promoción y comercialización de Neurofarmagen en España a partir de 2013.

Neurofarmagen es una línea de análisis genéticos lanzada en 2010 que, mediante un muestra de saliva, permiten valorar la predisposición del paciente para responder a la terapia en el tratamiento de enfermedades neuropsiquiátricas como son la depresión, la esquizofrenia, el trastorno bipolar o la epilepsia.

Así, Almirall afirma que "complementa su compromiso con la innovación a través de la farmacogenética y la medicina personalizada", una de las áreas de especialización de AB Biotics, con la que pretende completar su cartera de proyectos innovadores, que actualmente se centran en enfermedades respiratorias, alteraciones gastrointestinales y dermatología.

La investigación que está llevando a cabo Almirall también está íntimamente ligada a las enfermedades respiratorias. La farmacéutica concentra su inversión en I+D en áreas terapéuticas como asma, EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), alteraciones gastrointestinales, psoriasis y otras sintomatologías dermatológicas. Su principal desarrollo es el aclidinio, un fármaco contra el EPOC, y trabaja para licenciar el producto a nivel internacional. El mes pasado cerró un acuerdo en Australia.