Nowotny (BCE) deja entrever posibles soluciones para aliviar a las entidades

¿Soluciones provisionales para la banca española?

¿Un leve rayo de luz para la banca española o un espejismo? La decisión tomada ayer por la cumbre europea de proceder lentamente con la unión bancaria única perjudica a España, a su banca y su Tesoro, que tendrá que cargar con la recapitalización al menos hasta 2014. El miembro del consejo del BCE, el austríaco Ewald Nowotny, ha asegurado hoy sin embargo que podría haber "soluciones provisionales" para aliviar su estado.

La dirección tomada ayer por la cumbre europea es clara: los líderes europeos han puesto en duda que España pueda beneficiarse de la recapitalización directa para la banca, lo que le permitiría no computar la ayuda europea como deuda, al retrasar la entrada en vigor de este instrumento y no aclarar si tendrá carácter retroactivo. Todo parece indicar que esta puesta en funcionamiento no comenzará a funcionar para los bancos sistémicos o para los nacionalizados hasta 2014.

Sin embargo, el propio Nowotny (un miembro próximo a Jens Weidmann, el gobernador del Bundesbank) ha dejado entrever un rayo de esperanza. En su opinión, "se pueden imaginar "soluciones provisionales" para ciertas cuestiones, como la recapitalización de la banca española.

Mientras tanto, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, todavía ve posible que el rescate bancario no compute como deuda. "Puede llegar (la recapitalización directa) en cuanto se ponga en marcha el proceso de supervisión bancaria y lo apruebe el Eurogrupo", ha explicado Rajoy, que no ha podido aclarar más el calendario de la recapitalización directa. "No lo sé", ha admitido.

"Para España se encontró otro procedimiento", señaló anoche por su parte el presidente francés, François Hollande, al ser preguntado por si España podrá beneficiarse de la recapitalización directa. "Para España la cuestión debe plantearse de forma diferente, no para el sector bancario sino para el propio Estado", ha indicado, en relación a un posible rescate, sobre el que según ha dicho tampoco se ha hablado en el Consejo Europeo.

Según el nuevo calendario pactado por los líderes europeos, el objetivo ahora es lograr un acuerdo para convertir al Banco Central Europeo (BCE) en supervisor bancario único "para el 1 de enero de 2013". Pero después el BCE necesitará "varias semanas o meses" para empezar a trabajar.

El austríaco, no obstante, ha pedido hoy una cautela en el lanzamiento de un sistema de supervisión bancaria única después de que los dirigentes de la UE avanzaran en su creación.