¿Barroso o Van Rompuy? Sobran los dos

Hubo un tiempo (finales de 2009) en que Bruselas se regocijaba ante la previsible y estimulante competencia entre José Manuel Barroso y Herman Van Rompuy por hacerse con las riendas de la agenda comunitaria. Pero el presidente de la Comisión Europea y el primer presidente permanente del Consejo Europeo han preferido una convivencia estéril que pone en entredicho la utilidad de ambos cargos. No se hacen sombra porque ninguno de los dos se atreve a ponerse de pie.

Ambos han traicionado en cierto modo su mandato al plegarse una y otra vez a los dictados de Berlín y París. La misión de Van Rompuy hubiera sido garantizar un trato político no discriminatorio entre los Estados de la Unión. Y la de Barroso, hacer valer la autoridad de la Comisión Europea como garante de los Tratados de la Unión.

Pero no ha sido así. Han preferido convertirse en figuras de cera, pendientes solo del protocolo como el de la próxima recogida del premio Nobel de la Paz. El resto del tiempo han callado cada vez que el Gobierno alemán ha sacrificado el interés común de la UE en aras de algún objetivo nacional. Ya pasó en 2010 cuando Merkel y Sarkozy pusieron en duda la solvencia de la deuda pública de algunos socios de la zona euro.

Más infame resultó su silencio un año después, cuando Merkozy se permitió amenazar a Grecia con la expulsión de la Unión Monetaria si su Gobierno convocaba un referéndum sobre los ajustes y vencía el No. Y tampoco piensan rebelarse ante las dudas que siembra Alemania, para inquietud del Gobierno de Rajoy, sobre la unión bancaria y la recapitalización directa de los bancos.

El colmo del sometimiento llega ahora, cuando Alemania está a punto de neutralizar una crisis de la deuda que en parte ha provocado interesadamente. Y en la hora del indulto al Gobierno de Antonis Samaras, escenificado la pasada semana con la visita de Merkel a Atenas, la inefable pareja bruselense hace oír su voz entre otras mil... para repetir lo mismo que la canciller.

Fíjense y verán que a partir de la cumbre de esta semana (18 y 19 de octubre), Van Rompuy y Barroso dejarán de acorralar a Grecia con su "puede seguir con nosotros pero solo si cumple sus compromisos", copia literal de lo que han oído en Berlín. Y no porque hayan reflexionado sobre la legalidad o racionalidad de dicha amenaza. Ni porque Grecia vaya a cumplir compromiso alguno. Nada de eso. Simplemente, los dos se encogen de hombros y se limitan a interpretar los gestos que ven en algunas capitales.

Algunos observadores achacan esta irrelevancia de los dos presidentes a la crisis financiera, que ha dejado sin margen de maniobra tanto al inquilino del Berlaymont como al del Justus Lipsius. Otros, más ácidos, culpan a la inanidad política del antiguo presidente del senado belga, que ha acabado arrastrando a un exprimer ministro portugués más proclive a dar la batalla. Poco importa.

Lo que ha quedado claro es que sobra uno de los dos y ya se estudia la posibilidad de fusionar sus puestos. ¿Servirá de algo? La UE, al menos, se ahorrará un sueldo de más de 200.000 euros al año, algún coche oficial y unos cuantos guardaespaldas. ¿Y políticamente? La experiencia de la fusión en política exterior, con Catherine Ashton como voz única, hace temer lo peor. Y puede alentar a quienes piensen que no merece la pena elegir entre Barroso y Van Rompuy... porque sobran los dos.

Comentarios

También podía haber ilustrado el post con la canción de Radio Futura "Han caído los dos". En una palabra, dos cargos para una carga única. Dos cargos para una carga única que ninguno lleva.
Reciba diariamente el análisis técnico de los mercados españoles de acciones en formato video con el que tendrá acceso a una herramienta rápida y efectiva que ayude a la toma de decisiones de inversión y al entendimiento de los mercados financieros. Es gratuito, para acceder al informe ingrese al siguiente link: http://www.experium.es/video-analisis/
No está claro que ninguno de los dos vaya a ahogarse, según les pasaba a los de la memorable entrada del 1 de agosto de 2012 en este blog. Porque no "se mojan" y del agua fría huyen.
Merkel se basta y se sobra para realizar el trabajo de Barroso y el de Van Rompuy. Por lo tanto sobran los dos cargos. Pero tiene que haber una persona que transmita al resto de comisarios los mensajes que llegan de Berlín.
Alexandros, por 200.000 Eurillos de nada al año no les faltarán candidatos. ¿dónde se echa la instancia?
es completamente un drama de mal gusto que haya, en esta situacion, una comisaria europea de politica exterior. qué política? qué exterior? a quién representa realmente la tal Ashton? QUIEN LA HA PUESTO AHÍ Y PARA QUÉ?
Sobran los dos porque ninguno tiene altura política para comprender lo que de verdad está ocurriendo Y SIN COMPRENDER EL FUNDAMENTO DEJAN MORIR A ESPAÑA Y AL EURO. Tenemos DOS VELOCIDADES y lo siento pero ESTAMOS CON LOS PIIGS EN LA SEGUNDA.PÁSATE POR MI BLOG, UNA VENTANA A UN MUNDO MEJOR:http://thegoatgoestothemount.blogspot.com.es/2012/10/ley-de-accion-y-reaccion.html
UE cada vez mas irrelevante en el mundo entero, hay vida mas alla de la UE, y esta en Asia y America Latina y por supuesto siempre estaran los EEUU, se lo han puesto en bandeja esta comparsa de inutiles, incluyendo al duo bananero, la Merkel y Cia.
L o s q u e s o b r a n s o n l o s 150 q u e v a n a d e s p e d i r e n e l P a í s. ¡Qué Alegría!. saber que en esa cueva de la secta del género van a hacer una buena limpia, veinte días y a la calle. ¡ Enhorabuena a la Dirección !
Normas