Los bancos y las compañías con un alto nivel de endeudamiento, las más favorecidas

Los valores con más potencial ante el rescate

Las compañías con un alto nivel de endeudamiento, junto a los bancos, serían las más favorecidas por la petición de ayuda europea al disminuir notablemente sus costes de financiación

Bandera española
Bandera española

Cuenta atrás para que España se decida finalmente a solicitar o no el rescate a las autoridades europeas. Desde que el Banco Central Europeo (BCE) dio un golpe de mano con la aprobación de un plan de compra de deuda de los países periféricos por un volumen ilimitado para detener la escalada de las primas de riesgo, el mercado ha descontado que la petición de ayudas europeas era inminente, aunque el Gobierno español se resiste e insiste en ganar tiempo antes de tomar la decisión. Pero al margen del momento que elegirá el Ejecutivo de Mariano Rajoy para dar este paso, los expertos consideran que es inevitable, ya que de lo contrario los ataques contra la deuda española e italiana volverían con aún más intensidad y colocarían a toda la zona del euro al borde del abismo.

"La mayor parte del mercado está descontando que España acabará pidiendo el rescate. En mi opinión, este sí va a tener lugar en las próximas semanas. Sin embargo, puesto que hay incertidumbre al respecto (¿sí, no? ¿cuándo? ¿cómo?) existen todavía oportunidades de inversión que se pueden aprovechar", señala Santiago Daniel, profesor del Máster en Gestión de Carteras del Instituto de Estudios Bursátiles (IBE). De hecho, los inversores esperan que el Gobierno español cierre ya los últimos flecos sobre la posible "condicionalidad" al rescate entre la reunión del Eurogrupo de este lunes y la cumbre europea del próximo día 18.

El socio director general de Capitalia Familiar, Félix González, afirma que "en el supuesto de que se produjera un rescate de la economía española (digo en el supuesto porque ahora se empieza a hablar solo de una línea de avales para la nueva deuda a emitir), todos los activos financieros de bandera española se verían inicialmente favorecidos, simplemente por la relajación de las elevadas primas de riesgo implícitas en las cotizaciones de todos ellos. Este efecto tendría, no obstante y en principio, un carácter más transitorio que estratégico porque, al menos por un tiempo, la economía española seguiría inmersa en una dinámica degenerativa".

De cualquier modo, en este hipotético escenario, se abren nuevas oportunidades en Bolsa, si bien también algunos sectores podrían verse castigados por las posibles medidas adicionales que podría imponer la Unión Europea a España. Los valores que se verán más impulsados serán los bancos, así como las compañías más endeudadas como constructoras, concesionarias, eléctricas y Telefónica.

Entre los perjudicados, el departamento de análisis de renta variable de Banco Sabadell señala que el rescate "generaría dudas según las condiciones que se impusieran (si es que las hay adicionales) y el impacto en crecimiento, lo que afectaría a aquellas compañías con más proporción de resultados en España, las más cíclicas o con vinculación a los mercados emergentes".

Miguel Ángel Bernal, profesor del IEB, apunta que no se espera que los nuevos ajustes que podría tener que aprobar el Gobierno español como requisito para acceder al rescate tengan "un gran impacto en el consumo". Este experto sí que no descarta que puedan traer consigo la imposición de alguna tasa, como la tasa Tobin, que repercutiría negativamente en las entidades financieras, o algún peaje añadido para las compañías eléctricas.

Banca. El premio de una reducida exposición a España

Uno de los sectores que se puede ver claramente favorecido por ante un rescate-país es el financiero. "Son las entidades más apalancadas por definición, así que claramente veríamos un rally" en sus acciones, expone Inma Garrido, directora de análisis de Ahorro Corporación. "En otros valores donde hay una fuerte implicación en la demanda interna, si hubiera un rescate se verían perjudicados por las condiciones, ya que la reducción del gasto público incidiría también en el consumo", expone, "pero en banca se entendería como una normalización en los mercados, y el apoyo a la deuda pública tendría un efecto positivo sobre ellos".

La banca, explica la analista, es uno de los sectores en los que más influye un auge de la prima de riesgo por su fuerte implicación con la marca España ante los inversores internacionales y, por tanto, el programa de compras de bonos que activaría el Banco Central Europeo les beneficiaría directamente. Con todo, la mejora dependería de cada entidad. Así, Santander, BBVA y CaixaBank, las tres entidades más potentes del país serían las que más partido sacarían de la ayuda. Especialmente en el caso de los dos primeros, por la fortaleza que les confiere estar fuertemente posicionados en Latinoamérica.

Garrido considera, no obstante, que las firmas intervenidas no verían mejorar su situación, "Las que están muy mal, como las intervenidas", asume la experta, "seguirán igual" puesto que el rescate no bastará para lavar su imagen o mejorar sus fundamentales. Cualquier posible mejoría, concluye Garrido, se daría "en el corto plazo", pues "si se aprueban nuevas medidas restrictivas, cae en picado la demanda interna y se agrava la recesión, habrá efectos en la economía real que terminarán afectando también a la banca".

Otros expertos, sin embargo, sí consideran que el rescate puede dar un respiro a las entidades intervenidas o nacionalizadas. "Todas las que su financiación dependa del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria verán disminuida su carga de intereses", explica.

Construcción. Aligerar la carga financiera por el endeudamiento

El de las inmobiliarias y constructoras es un caso parecido al de la banca -y muy ligado a ella- en el que, dado su elevado endeudamiento, las compañías cotizadas se benefician especialmente de las bajadas en las prima de riesgo y de los rallys bursátiles. "Creemos que el rescate tendría ciertos beneficios generalizados. La rebaja de las primas de riesgo conllevaría una reducción en los costes de financiación del Estado y consecuentemente del resto de entidades que necesitan financiación", subraya Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank.

"Han sido de esos patitos feos que cuando hay una mejora cuantitativa, como cuando EE UU ha aprobado sus planes de quantitative easing, o cuando hay episodios de euforia bursátil, han experimentado mayores subidas", agrega Garrido, de Ahorro Corporación.

Los expertos coinciden en señalar a Ferrovial como una de las firmas susceptibles de protagonizar una mejora sustancial en el parqué. Pero existen otros ejemplos destacados dentro de este sector. "Aquellas compañías con fuerte endeudamiento podrían verse aliviadas por la noticia. Otras que podrían encajar en este apartado serían Abengoa, FCC o ACS, y también aquellas que suelen acudir a los mercados de crédito para conseguir fondos para su expansión", argumenta Victoria Torre.

Un grupo que se encuentra entre los más castigados en Bolsa en el año y también entre los que cuenta con más recomendaciones favorables de los analistas. Un 85% recomienda comprar FCC y Ferrovial, mientras que el 33% aconseja Abengoa. Más divididos están en ACS, con un solo un 20% de los consejos de compra. En el cómputo anual, FCC se lleva la peor parte con una caída del 48,6%, seguido por la compañía que preside Florentino Pérez que pierde en el periodo un 25,24%. Abengoa se deja un 0,76% desde enero y Ferrovial sube un 11,8%.

Telefónica. Más margen para continuar sus planes de expansión

Al igual que las constructoras, Telefónica saldría ganando debido al _abaratamiento de los costes de financiación en los mercados de crédito, lo que allanaría el camino en sus planes de expansión. La operadora ha encajado un descenso en lo que de año del 20,69% tras cerrar el viernes en 10,615. No obstante, el consenso de los analistas apunta a un precio objetivo medio para el valor de 11,57 euros por acción.

BME. Un impulso para las cifras de negocio en renta variable

Bolsas y Mercados Españoles (BME) también está en el grupo que respirarían aliviados. "La reducción de las tensiones puede contribuir a reducir las incertidumbres y a impulsar la negociación de renta variable", explica Torre. De momento, las cifras de contratación a zona de mínimos. BME cerró el viernes a 16,77 euros y en el año cae un 17,58%.

Valores medianos. La disciplina presupuestaria agrava la escisión de la UE

Algunos valores medianos, de igual modo, aumentarían su atractivo. Dentro de este colectivo, Félix González indica que "si quisiéramos posicionarnos (especulativamente) en favor de un rescate de España, lo haríamos a través de la exposición a los valores más grandes del índice y con un perfil más cíclico con sesgo internacional a nivel operativo. Y entre los valores de tamaño más pequeños consideramos a Acerinox, Técnicas Reunidas y Viscofan".