Advierte de las consecuencias de la indefinición de Rajoy

Almunia urge al Gobierno a tomar una decisión sobre el rescate

La indefinición sobre el segundo rescate de España inquieta en Bruselas tras un fin de semana en que el Eurogrupo, reunido en Nicosia, no ha logrado aclarar ni las condiciones ni el calendario de esa intervención. Y ni siquiera, si se llevará a cabo o no. "Las incertidumbres son un riesgo", advirtió hoy en Ámsterdam el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia.

Joaquín Almunia
Joaquín Almunia

El comisario Joaquín Almunia, que asistió en la capital holandesa a la inauguración del XVIII Congreso del CINDER (Centro Internacional de Derecho Registral), reconoció en un encuentro con medios españoles que la solicitud de ayuda financiera al fondo de rescate "es una decisión muy difícil y complicada, con argumentos a favor y en contra". Pero el comisario español alertó sobre el riesgo de que las dudas en Madrid y otras capitales acaben desbaratando la estabilidad de la zona euro lograda en las últimas semanas.

"La incertidumbre es un riesgo que puede tensar el mercado de deuda. Y en los últimos dos años, ya hemos visto hasta qué extremos puede llegar la tensión en esos mercados", advirtió el comisario durante una conversación con Cinco Días, El País, EFE y Radio Nacional de España.

Hoy mismo, la prima de riesgo se ha tensado ligeramente tras la indefinición del Eurogrupo (consejo de ministros de economía de la zona euro), que en su reunión del viernes en Nicosia acabó tan dividido como la propia capital chipriota. Mientras Francia e Italia parecen dispuestas a acometer de inmediato el rescate de la deuda española, otros países como Holanda o Finlandia prefieren esperar y ver la evolución de los mercados. El propio Gobierno español tampoco parece unido sobre el camino a seguir, aunque el ministro de Economía, Luis de Guindos, se comprometió en Chipre a cumplir por adelantado las condiciones necesarias para recibir asistencia financiera: un plan de reformas con plazos detallados y nuevas medidas de ajuste si se produce una desviación del déficit.

En ese sentido, Almunia indicó que"la ejecución presupuestaria anunciada por el Gobierno indica un riesgo de desviación este año", aunque el Gobierno está convencido de que las medidas aprobadas en julio (incremento del IVA, entre otras) generarán un aumento de ingresos en el último trimestre suficiente para cumplir el objetivo de déficit (6,5% del PIB).

El comisario aseguró que "hay que ser optimista" tras los últimos acontecimientos en la zona euro (plan del BCE para compra de deuda ilimitada, sentencia del Tribunal Constitucional alemán favorable al fondo de rescate permanente, resultado de las elecciones en Holanda. Pero añadió que "lo que no ayuda y está sometido a riesgo es el no enviar señales e información sobre qué se va a hacer y por qué motivos".