"Europa está unida, por suerte"

Merkel ve "tendencias positivas" en la economía española

La canciller alemana, Angela Merkel, comparece en Berlín para dar apertura al curso político. En su alocución, la mandataria asegura que la economía española progresa, reconoce el derecho del Bundesbank a tratar de imponer su opinión, asegura que "Europa está unida, por suerte" y ve improbable que la autoridad para la supervisión bancaria funcione en enero.

La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención ante los medios de comunicación alemanes el 17 de septiembre de 2012.
La canciller alemana, Angela Merkel, durante su intervención ante los medios de comunicación alemanes el 17 de septiembre de 2012.

La canciller alemana, Angela Merkel, ha abogado hoy por seguir adelante con los ajustes y las reformas en los países de la eurozona en crisis a pesar de que estas medidas afecten negativamente al crecimiento en un primer momento. Estas reformas, en su opinión, han pernitido que se oberven ya "tendencias positivas" en la economía española y en otros países en crisis. En un encuentro con medios de comunicación, la jefa del Gobierno alemán reconoció que algunas naciones de la zona euro se encuentran en una "fase" en la que la reducción del déficit está provocando "impulsos negativos para el crecimiento" económico. Así, Merkel instó a esos países a que mantengan la hoja de ruta reformista pese a sus consecuencias a corto plazo y a que, de forma paralela, aplique medidas sin coste económico para fomentar el crecimiento y la creación de empleo.

Además, Merkel se refirió al futuro de la moneda única. "En tanta discusión de detalle sobre el euro, a veces se olvida de qué se trata... Europa está unida, por suerte. El euro lo simboliza", manifestó. Y prosiguió. "No es que la gente no quiera Europa, es que ven que Europa no funciona bien, y quieren que cambien esas debilidades".

En este sentido, ha defendido que el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, tiene derecho a expresar sus opiniones sobre la crisis de la zona euro, después de que su ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, apuntara que los comentarios de Weidmann podrían tener un efecto dañino.

"Le conozco y sé que está muy preocupado por que la crisis se resuelva de una manera verdaderamente sostenible y por que el euro sea una moneda estable", afirmó la canciller en una rueda de prensa para iniciar el curso político.

Autoridad bancaria

La canciller alemana, Angela Merkel, consideró además "relativamente improbable" que la autoridad europea que debe supervisar la actuación del sector bancario pueda estar a pleno rendimiento el próximo enero. La jefa del Gobierno alemán reiteró las dudas aireadas este fin de semana por Schäuble, sobre la posibilidad de que el supervisor bancario, integrado en el Banco Central Europeo (BCE), pueda entrar en funcionamiento a principios de 2013, como defienden varios miembros de la eurozona.

Merkel alegó que es "preciso" cierto nivel de "calidad" en el desempeño de las funciones de este nuevo organismo común para facilitar la unión bancaria y que alcanzarlo requiere un tiempo. A su juicio, la eurozona no puede "decepcionar a los mercados" proponiendo medidas y plazos para salir de la crisis que luego no puede cumplir, como ya ha pasado en repetidas ocasiones en el pasado.