LLegan los MBA de tercera generación

Reformarse, reciclarse, reinventarse, reinsertarse o recolocarse son algunos de los objetivos que se fijan todos los alumnos que deciden cursar un MBA (Master Business Administration), unos estudios, a priori, caros, que prometen hacerles Más Buenos y Aptos en sus habilidades profesionales, pero, advierten los expertos, aunque ayudan, ni son una panacea ni un pasaporte hacia el éxito.

Se inicia un nuevo curso, y con él, las matrículas en los MBA. Desde hace años, estas maestrías se han instalado en el currículum vitae de millones de profesionales de todo el mundo como una manera de completar la formación universitaria y la experiencia profesional con estudios altamente especializados, prácticas para adaptarse a las nuevas necesidades del mercado, afrontar y resolver los desafíos que se crucen en sus carreraso buscar otras salidas. profesionales.

Todos los expertos recomiendan invertir en formación. "Hay muchos casos", comenta Newton Campos, director de admisiones de IE Business School, "de profesionales que quieren reorientar su carrera y durante el MBA encuentran un sector, función o región donde su experiencia va a ser muy válida, aunando su práctica previa con el conocimiento que le aporta el MBA".

Hoy día, "en determinados puestos, ni siquiera se concibe que un profesional se estanque en su formación universitaria inicial, como no se entiende que no sepa idiomas o que no se sienta cómodo con la innovación, las nuevas tecnologías y las redes sociales. Invertir en formación es una prioridad", explica Jesús Alcoba, director de la escuela de negociosLa Salle International Graduate School.

Los estudios especializados son muy valorados por las empresas

En el mercado, la oferta es tan alta y variopinta como los perfiles profesionales, pero no todos los que se anuncian bajo el acrónimo en inglés cumplen las expectativas. Hay que elegir bien, porque muy pocos, por no decir ninguno, garantizan un empleo en los tiempos de crisis, que corren,la principal preocupación de los españoles. , según las encuestas.

Las escuelas de negocios pulen estos días su oferta y asesoran sobre la mejor elección.

Un MBA es "un programa exigente, en tiempo, dinero y dedicación, y más en momentos de crisis, y si además lo compatibilizas con tu puesto de trabajo, el esfuerzo se multiplica. Todos aquellos que deciden hacer un MBA deben saber que el año de dedicación será intenso. La elección de un máster es crítica; de una buena o mala decisión dependerá el resultado. Antes de elegir, debe tenerse muy claro el objetivo que se persigue", opina Segundo Huarte, vicedecano de grado de ESIC y director del EMBA, (Executive Master Business Administration),el máster dirigido a profesionales altamente cualificados y con, al menos, más de cinco años de experiencia en puestos directivos.

Por definición, "los MBA son los programas de las escuelas de negocios con perfiles más heterogéneos. En ellos se dan cita ingenieros, médicos, empresarios, economistas, abogados, sociólogos o periodistas, pero todos ellos tienen un rasgo común: su interés por formarse como directivos, tanto para poder tomar decisiones adecuadas como a la hora de dirigir personas". En contra de lo que se supone, apunta Fernando Tomé, director de IEDE Business School, la Escuela de Negocios de la Universidad Europea de Madrid, "estas habilidades para gestionar con solvencia no siempre son innatas".

Si pensamos en un directivo con experiencia, en puestos de responsabilidad,añade el portavoz de IE Business School, al elegir su MBA "debe valorar que le proporcione una riqueza de networking ?red de contactos? para conocer profesionales de distintos sectores o empresas que enriquezcan su experiencia laboral. Respecto al formato, los programas blended o semipresenciales, que combinan formación presencial con periodos online, permiten que participen profesionales de todo el mundo, lo que les da acceso a una red de contactos internacional que facilita la movilidad laboral", hoy casi imprescindible en muchos puestos.

Las posibilidades de especialización dentro del MBA permiten que el directivo tenga acceso a una red de contactos específica. "Si cursa una especialización en marketing and sales (mercadotecnia y ventas), va a conocer a profesionales expertos en ese campo. Si es experto en derecho deportivo, puede cursar un módulo en sports management, que le dará acceso a una red de contactos privilegiada". La clave está en el networking que cada uno sepa crearse. La Universidad Europea de Madrid recomienda al candidato "chequear las cuatro características que debe reunir un MBA: oficialidad y prestigio de la escuela o universidad que lo imparte, flexibilidad, internacionalidad y cercanía al mundo profesional", pero también que el máster elegido "se adapte al perfil del candidato".

Antes de plantearse el programa, Alberto Arribas, director de programas de Executive Education del IESE Business School de la Universidad de Navarra, recomienda hacer el ejercicio de "identificar para qué el curso y saber quién eres como profesional, es decir, especialidad, trayectoria, experiencia y circunstancias profesionales y personales que le dan una base realista al objetivo de formación. En resumen, quién soy, qué quiero y qué necesito, y si es el momento de hacerlo".

Estudiosa la carta

El perfil determina el MBA a cursar y también el precio. Hay para todos los bolsillos, y muchas escuelas ofrecen becas y posibilidades de financiación. Para un directivo con varios años de experiencia en puestos de responsabilidad, el IE Business School recomienda el Executive MBA+ (55.200 euros). Si se trata de un alto directivo de perfil internacional, podría cursar el Global Executive MBA (64.200 euros), que incluye periodos presenciales en Brasil, China y otros países, o el IE Brown Executive MBA (79.300 euros), que se imparte conjuntamente con Brown University en EE UU y que cuenta con un enfoque en liderazgo y humanidades.

ESIC dispone de un programa "único en Europa cuyo elemento diferenciador es la participación de un claustro de profesores internacional y alumnos de más de 10 países diferentes". Se realiza entre Madrid y Shanghái. Dura 10 meses, se imparte en inglés y cuesta 26.500 euros.

El IESE destaca, entre otros, su programa PADE, diseñado para directivos y empresarios con más de 10 años de experiencia en alta dirección. Se imparte en Barcelona y Madrid.

La Escuela de Negocios de la Universidad Europea tiene un máster en derecho deportivo, MBA Master's Degree in Sports Management, en la modalidad semipresencial y online; se imparte en Madrid, dura 12 meses, tiene 60 horas lectivas y cuesta 21.600 euros.

Para el nuevo curso escolar, Deusto Business School resalta un MBA "pionero en el que los alumnos tendrán que realizar una estancia en un país en vías de desarrollo", como Kenia, Congo, Tanzania, Perú, India, Bangladesh, Venezuela o Camboya, denominado Servicio para la Gestión Sostenible, para la resolución de conflictos asociados a la actividad empresarial en esos países. Cuesta 45.000 euros. e incluye viaje y estancias en Nueva York y país emergente.

En el caso de la Nebrija Business School, entre los MBA más demandados están los de especializaciones, principalmente las de energía y tecnología. Este programa puede cursarse a tiempo completo, a tiempo parcial y online. Cuesta 17.000 euros y se puede pagar en nueve meses.

El Centro de Estudios Financieros de la Universidad a Distancia de Madrid (Udima) destaca su Máster en Gestión Sanitaria. Hasta hace poco, la formación de médicos-directivos en el ámbito de la gestión empresarial ha sido prácticamente inexistente. Algo poco entendible teniendo en cuenta la complejidad y tamaño de hospitales y clínicas. Este programa sirve para introducir a los profesionales de la medicina en conceptos económicos tales como rentabilidad, coste y beneficio o asignación equitativa de recursos. sanitarios.

Antes y después de realizar un MBA, la pregunta del millón de todos los alumnos es: ¿ayuda un máster a encontrar trabajo o a mejorar laboralmente? ¿Y a realizar ese cambio de sector con el que muchos ejecutivos sueñan, cansados de hacer lo mismo durante décadas? Las escuelas de negocios no se ponen de acuerdo, pero los MBA son muy valorados por los responsables de recursos humanos porque "abren nuevas oportunidades y muestran la inquietud y la motivación de los candidatos por formarse", advierte María José Carpintero, mánager de recursos humanos de Randstad. Lo cierto es que la demanda de este tipo de formación no deja de crecer: un 3,9% en 2011 con una facturación global de 1.600 millones de euros, según un estudio de DBK.