Declaraciones de Julio Segura, presidente del supervisor

La CNMV prevé sancionar a seis de cada diez entidades que vendieron preferentes

La CNMV prevé sancionar al 58% de los bancos y cajas que emitieron participaciones preferentes por malas prácticas en la comercialización de estos productos. Esto abre la puerta a que los clientes reclamen a los bancos y consigan que les devuelvan el dinero.

La CNMV prevé abrir dos expedientes sancionadores por la venta de preferentes durante el mes de septiembre, más otros dos antes de que finalice el presente ejercicio, que se sumarán a los siete que ya hay en curso y que elevarán a once el total de expedientes sancionadores en 2012. Un total de 19 entidades han emitido participaciones preferentes desde 1999 hasta mayo de 2011 y 11 se enfrentan a sanciones, según informa Europa Press.

Una sanción de la CNMV será de vital importancia a la hora de poder reclamar ante la Justicia. De entrada, si un cliente considera que se le vendieron de manera inapropiada preferentes o cualquier otro producto complejo tiene que dar varios pasos.

Los veredictos se conocerán, previsiblemente, a partir de 2013, debido a que el plazo medio antes de que una sanción sea firme en vía administrativa asciende a unos dos años. La apertura de un expediente, por supuesto, no implica per se la imposición de una sanción, si bien la CNMV solo se decide a dar el primer paso cuando dispone de indicios suficientes.

Segura, cuyo mandato expira el próximo 6 de octubre, sostuvo que la ley impide a la CNMV prohibir la comercialización de participaciones preferentes, y que para eso habría que cambiar el marco legal comunitario y español. "Es imposible, ilegal, prohibir la comercialización de preferentes a un inversor si se cumplen determinadas condiciones", argumentó.

El presidente saliente de la CNMV, que rechazó de plano las acusaciones de pasividad del organismo en cuanto a la venta de participaciones preferentes, enfatizó que el marco legal "impide hacer cosas que podrían ser deseables".