El primer ministro considera injustos los intereses que paga España para financiarse

Finlandia tiene palabras dulces para Rajoy, pero rechaza los eurobonos

El primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen, manifestó hoy en España su profundo rechazo a la implantación de los eurobonos dentro de la UE, al considerar que supondría "generalizar" un mecanismo negativo para que todos los países obtengan "dinero barato".

El primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen
El primer ministro de Finlandia, Jyrki Katainen

El mandatario finlandés ha aprobado las reformas que está haciendo España y ha considerado injustos los intereses que paga por su deuda, pero no está dispuesto a dar su brazo a torcer para ayudar. Katainen manifestó su posición durante su participación en un desayuno informativo del Fórum Europa, organizado por Nueva Economía, en el que estuvo acompañado por la vicepresidenta y portavoz del Gobierno de España, Soraya Sáenz de Santamaría.

Katainen dejó claro que su país no cree en los eurobonos que España y otros países quieren implantar progresivamente en la Unión Europea como un nuevo mecanismo con el que facilitar la emisión conjunta de deuda y el acceso a financiación asequible. El primer ministro finlandés alegó que una de las causas de la actual crisis comunitaria es que en la última década "algunos países consiguieron dinero barato" dentro de la UE y dispararon el gasto público y la deuda más allá de lo que podían controlar. "No queremos generalizar esa situación", sentenció Katainen, quien advirtió de que los eurobonos podrían provocar que un país como Finlandia acaba siendo "responsable de la deuda de Europa". "Por eso nos oponemos".

A su juicio, es necesaria una "mayor integración" fiscal y bancaria de la UE para que el euro sea "más sólido" pero también reclamó un sistema "más justo" que distinga entre los países que cumplen y los que no. Pidió un mayor respeto de todos los países a las reglas comunitarias y denunció que, en el pasado reciente, ha habido grandes potencias como Alemania y Francia que fueron "las primeras en incumplir" el pacto de estabilidad. "No puede ser", apostilló. "No puede volver a ocurrir que un país, sea pequeño o grande, infrinja esas reglas. Por eso necesitamos una Comisión Europea más fuerte y más fortalecida con una union de 27".

Katainen demandó también una unión bancaria, pese a reconocer que llevará "mucho tiempo" implantarla, con una autoridad "sólida" que dé garantías de control a los bancos. Más importante que la resolución de los problemas actuales, dijo, es evitar que se repitan en el futuro. En su opinión, la reforma bancaria que se está negociando en el conjunto de la UE "no puede convertirse en un mecanismo de financiación de bancos buenos y malos" porque, entre otras cosas, "hay bancos buenos en todas partes y bancos malos en todas partes".

El primer ministro está en España para entrevistarse en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. "La situación que vive España en los mercados es "injusta", ha dicho. El país "merece unos tipos de interés más bajos después de haber adoptado tantas medidas de austeridad".