Emisión de deuda

Fuerte volumen en todo el sector corporativo europeo

El plan Draghi no solo está teniendo repercusiones favorables para España. Un análisis realizado por Thomson Reuters concluye que la actividad de emisión de deuda se ha reactivado en todo el mercado europeo. Al final, tanto el miedo como el optimismo se transmiten a velocidad de vértigo en el sistema financiero.

La empresa automovilística Renault ha vendido 500 millones de euros a cinco años y un interés de mid-swap más una prima de 375 puntos básicos. La famosa firma de supermercados Spar también ha abierto libros con un objetivo mínimo de 150 millones de euros con vencimiento a cinco años y un tipo de interés del 3,5%.

Y esas son solo las firmas más conocidas que han anunciado su salida al mercado. Pero las ofertas son múltiples. La gasística italiana Snam también ha aprovechado la coyuntura para abrir libros con el objetivo de colocar bonos con plazos de vencimiento entre 5,5 y 10 años y una rentabilidad de 300 a 370 puntos básicos sobre el midswap. La firma de biotecnología Amgen también ha lanzado al mercado colocaciones a 7 y 17 años de deuda emitida respectivamente en euros y libras esterlinas.

Leaseplan Corporation, por su parte, ha dado un mandato a cinco bancos internacionales para que le coloquen 500 millones de euros en deuda a cuatro años. Klepierre ha anunciado una emisión de papel con vencimiento a siete años y por un importe también de 500 millones de euros.

Ni Italia ni España han resuelto todavía el dilema sobre si acudirán o no al rescate planteado por el BCE. La benevolencia del mercado concede un tiempo de espera muy limitado. Las empresas han comprendido que no hay tiempo que perder.

Convertibles

La renovada pujanza de los mercados está dando alas a las emisiones corporativas. Los convertibles ganan atractivo. Un ejemplo es Faurecia, fabricante de piezas de automóviles controlado por Peugeot, que ha anunciado la colocación de 250 millones en convertibles.