Cómo reinventar Yale School of Management

Edward Snyder ha sido nombrado decano de Yale School of Management, una escuela de negocios que aspira a convertirse en una referencia a medio plazo. Snyder, que había ocupado el puesto con anterioridad en Chicago Booth y Virginia Darden, ha revelado cuáles son sus planes para hacer de Yale una escuela líder.

De su plan, se obtienen algunas lecciones muy valiosas. Su apuesta pasa por alejarse del modelo generalista y masivo de otras escuelas norteamericanas y centrarse en otro modelo. Sus bases son las siguientes:

1. Una escuela de negocios debe especializarse. No cabe que un nuevo competidor ofrezca otra vez el mejor MBA, el mejor club de antiguos alumnos o el mejor campus. El margen de diferenciación en ese entorno es limitado. Hay que buscar otras áreas de desarrollo, probablemente vinculadas los sectores económicos propios del entorno.

2. El profesorado. Hay que diversificar perfiles y contenidos. Ni en la vida ni en los negocios todo gira en torno a las finanzas, el marketing o la economía real. Las escuelas necesitan contratar nuevos perfiles que expliquen cómo funcionan los mercados, las tendencias, los nuevos medios, la comunicación estratégica o la diplomacia corporativa. Esa diversidad enriquecerá la experiencia educativa.

3. La inteligencia económica. Una escuela de negocios debe ser un centro de estudios y análisis de las realidades económicas e industriales. Hay que aprovechar el impulso y los intereses académicos para realizar estudios prospectivos, conocer las dinámicas de cambio de una economía y mostrar el conocimiento. Es, además, la mejor carta de presentación ante los futuros alumnos y ante la industria.

4. La oferta académica no puede ser rígida. Este verano hemos visto el auge de los MOOC. Pero, en general, lo que vemos es un cambio absoluto en el sistema y los valores de la educación superior: la disrupción tiene causas concretas. Para una escuela de negocios, estos cambios pasan necesariamente por diversificar la oferta y ampliar los cursos a tiempo parcial, compatibles con otras actividades.

5. No existe nada parecido a ser global. Una empresa tiene que comenzar por países, zonas geográficas o destinos concretos. Según Snyder, es más interesante comenzar por países como Vietnam o Polonia antes que lanzarse al mercado chino. Éste es amplio y diverso, mientras que aquellos son mercados con población joven y con una alta demanda de bienes y servicios.

El reto es enorme, pero su experiencia previa y las dotas innovadoras de Snyder animan a pensar que el Yale School of Management estará en breve muy arriba.

Comentarios

en enlace de chicago booth no funciona
09/14/2012 01:02:39 AM

Comentarios

en enlace de chicago booth no funciona
Normas