Suaviza la cifra de este año del 4,5% al al 5%

La UE y el FMI dan a Portugal un año más para cumplir con sus objetivos de déficit

La Comisión Europea (UE), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE) han aceptado suavizar los objetivos de déficit para Portugal y le da un año más, hasta 2014, para cumplir con el objetivo del 3% marcado por el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

El ministro de Finanzas luso, Vitor Gaspar, ha anunciado en una rueda de prensa recogida por los medios portugueses que el objetivo de déficit para Portugal este año será finalmente del 5%, frente al 4,5% acordado en junio de 2011 en las condiciones del rescate de 78.000 millones de euros.

Asimismo, también se han revisado a la baja los objetivos para 2013, cuando deberá reducir el déficit al 4,5% en vez de al 3% previsto, y para 2014, año en el que debe cerrar en el 2,5%.

En la rueda de prensa de presentación de la revisión de la troika al programa de ajuste luso, Gaspar incidió en que más tiempo para cumplir los objetivos no significa más dinero ni cambios en las condiciones de la ayuda financiera. De hecho, recalcó que esta revisión obedece a una coyuntura exterior más adversa y al aumento del desempleo, y no conllevará menos austeridad.

El ministro de Finanzas incidió en que la situación es "difícil y peligrosa", y sólo se podrá superar si cada Estado miembro y Europa en su conjunto son capaces de dar "la respuesta adecuada".

Nuevos ajustes

- Acelerar la reducción de trabajadores públicos, centrándose en primer lugar en aquellos con contrato temporal. También se trabajará en la "aproximación" de las condiciones laborales de los funcionarios a las de quienes están empleados en el sector privado.

- Recortes en los pensionistas que reciban más de 1.500 euros mensuales de entre el 3,5 y el 10% (en la línea al realizado el año pasado a todos los funcionarios). Esta medida se suma a la supresión de al menos una de las pagas extra, vigente ya en 2012.

- Aumento de la tributación que deben pagar al Estado los autónomos, y que pasará de media del 29,6 al 30,7%.

- Habrá cambios -todavía no detallados- en el impuesto que paga cada trabajador luso en función de su salario (IRS). La tasa máxima se mantendrá en el 46,5%, pero se elevarán las medias debido a la simplificación de los tramos contributivos. Esta medida se suma al incremento de sus contribuciones a la Seguridad Social, que pasarán en 2013 del 11 al 18%.

- Portugal recrudecerá sus exigencias para conceder ayudas y prestaciones sociales.

- Para las rentas más altas, se incrementará la tributación a los propietarios de edificios urbanos valorados en más de un millón de euros, así como los impuestos a pagar por coches de gran cilindrada, aeronaves y lanchas.

- También se gravarán con más impuestos los llamados "rendimientos del capital", concretamente "intereses, dividendos y regalías", así como las "plusvalías inmobiliarias". Todos ellos tributarán al 26,5%, un punto y medio más que hasta ahora.

- Se gravarán con mayores tasas las transacciones a paraísos fiscales.

- El Gobierno luso procederá a reducir los fondos públicos transferidos a fundaciones, e incluso anunciará esta semana el cierre de algunas de éstas.

- Portugal ampliará su programa de privatizaciones, aunque se desconoce cuáles son las empresas afectadas. El Estado luso ya ha vendido su participación en las eléctricas EDP y REN y también abandonará antes de que termine 2012 el accionariado de la aerolínea TAP y la gestora aeroportuaria ANA.