BBVA, Iberdrola, Gas Natural y Banesto se lanzan al mercado

Las empresas españolas emiten deuda por 3.550 millones en un solo día

BBVA, Iberdrola, Gas Natural y Banesto han aprovechado la mejoría puntual del mercado para financiarse con deuda colocando un total de 3.550 millones de euros en deuda a plazos que oscilan entre los tres y ocho años.

Poco a poco,el mercado se reabre para las empresas españolas. La semana especialmente ajetreada en el mercado de deuda corporativa, con cinco emisiones. Iberdrola y Gas Natural han conseguido cerrar sus libros en tiempo récord y con una demanda extraordinaria, que ha sumado 5.000 millones de euros en el caso de Iberdrola, según han confirmado a Cinco Días fuentes próximas a la operación. Iberdrola ha vendido bonos a cinco años con un interés de 360 puntos sobre el mid-swap, que en ese plazo cotiza en el entorno del 1%. Gas Natural ha cerrado su operación en 800 millones de euros con vencimiento en 2020 y un interés de 465 puntos sobre el mid-swap, que cotiza cerca del 1,8%, según han indicado a este periódico fuentes del mercado.

BBVA también ha abierto sus libros con la intención de colocar bonos a tres años a un interés de 380 puntos sobre el mid-swap, que en ese plazo cotiza al 0,6%. De acuerdo con fuentes del mercado, la entidad habría cerrado peticiones por encima de los 2.000 millones y ha dejado la oferta en 1.500 millones de euros. Banesto ha colocado 500 millones de euros en cédulas hipotecarias con vencimiento en 2017 a un interés de mid-swap más 395 puntos. Desde la entidad destacan que la colocación ha tenido un fuerte sesgo internacional y un tercio del importe se ha hecho fuera de la eurozona, particularmente en EE UU y Reino Unido. El Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha hecho una emisión de 600 millones de euros que vence en marzo de 2016, con un cupón del 4,5%, una rentabilidad de 65 puntos básicos por encima del cupón del Tesoro.

La semana pasada, Telefónica lanzó una emisión de bonos a cinco años, por la que pagará cerca del 6% de interés. Por su parte, la principal entidad financiera del país, el banco Santander, vendió hace dos semanas 2.000 millones en deuda sénior a dos años al 4,375%. El mercado de deuda corporativa española vuelve así a reactivarse. Antes del verano, Iberdrola logró colocar 1.400 millones de euros, así como 250 millones de francos suizos (cerca de 210 millones de euros).

Un verano sin emisiones

El acceso a financiación para las corporaciones nacionales lleva cerrado varios meses. Telefónica lo probó por última vez en febrero, cuando vendió 1.500 millones de euros en bonos a seis años a un precio de midswap (el tipo de referencia para estas emisiones, porque es el punto medio al que los bancos se cotizan tipos de interés) más 300 puntos básicos. La semana pasada, el precio fue midswap más 485 puntos básicos (el equivalente a un 5,811% de rentabilidad), casi dos puntos porcentuales más de coste en solo unos meses y un punto porcentual por encima del bono español a ese mismo plazo.

Hasta hoy, solo Santander y Telefónica se habían atrevido a dar el salto a la piscina, pero el movimiento de Iberdrola confirma un cambio de tendencia en la relación de las empresas españolas con el mercado. Tanto Santander como Telefónica lograron colocar sin problemas su emisión, y la segunda incluso pudo bajar el precio previsto en un principio.

La reapertura de los mercados es fundamental sobre todo, para las empresas no financieras, que no tienen otro sitio donde buscar dinero que en los mercados o en las ventanillas de los bancos. Estas compañías no pueden apelar al Banco Central Europeo (BCE) como las entidades financieras y tampoco pueden cargar su balance con un peso desproporcionado de financiación bancaria.