Mercados

La prima de riesgo sella una semana de caída histórica

El 'plan Draghi' ha dado la vuelta a los mercados. El diferencial de la deuda sobre Alemania baja 141 puntos y el Ibex sube el 6,2%

La prima de riesgo sella una semana de caída histórica
La prima de riesgo sella una semana de caída histórica

Mucho han cambiado los mercados en una sola semana. La prima de riesgo ha terminado en 411 puntos, tras recortar 141. Supone un descenso histórico para el diferencial de la deuda española sobre la alemana en este periodo, y lo más importante de cara a los inversores es que se aleja de la zona de máximo peligro con una pérdida de 240 desde el récord de 650 puntos de finales de julio. La prima cotiza en los niveles más bajos desde mayo pasado y los analistas confían en que continúe su descenso.

Mario Draghi ta tenido el poder absoluto de cambiar el rumbo. La confirmación el pasado jueves de que comprará bonos a corto plazo de España e Italia con el objetivo de paliar la tensión que viven estos dos países arrojó altas expectativas sobre una cercana resolución a la crisis. El bono a 10 años cayó el viernes por debajo del 6%. Mientras, la rentabilidad de los plazos más cortos se ha situado en mínimos de abril; el de dos años ha pasado del 6,64% de finales de julio al 2,73% de la última sesión.

Aunque la respuesta del mercado español al mensaje de Draghi ha sido más eufórica que la del italiano, no es nada despreciable el descenso que este ha registrado en su prima de riesgo: 97 puntos básicos, hasta situarse en 354.

Gas Natural, Iberdrola y Telefónica han tenido las mayores subidas del año

Las Bolsas han reaccionado igualmente con ímpetu. El Ibex ganó el viernes el 0,26% y en la semana sumó el 6,23%. El selectivo se ha acercado de nuevo al 8.000, que son máximos de abril. Para algunas compañías la semana ha sido la mejor del año. Es el caso, por ejemplo, de Gas Natural (+17,28%), Iberdrola (+13,82%) y Telefónica (+11,40%).

La Bolsa de Italia ha gozado igualmente de importantes subidas. Su principal índice, el FTSE MIB, ha logrado un alza del 6,69% y desde mínimos ha recuperado el 30%. El Ibex, por su parte, ha conseguido reducir su pérdida anual al 7,98%, cuando llegó a ser del 30% en el peor momento. Los dos índices han marcado diferencias con el resto. El Dax ha subido el 3,45% en la semana, y el Cac y el Footsie, el 3,11% y 1,46%. El mercado alemán ha conseguido máximos de cuatro años, y el francés de seis meses.

El balance semanal habrá dejado satisfecho a más de un inversor. Pero la situación, aunque mejorada, no invita a lanzarse a por todas. El plan de ayuda para España e Italia ya ha sido aprobado por el Banco Central Europeo, pero solo llegará cuando sus Gobiernos lo pidan formalmente a Bruselas. "Mientras tanto, nos encontramos una vez más en un mercado soportado en el corto plazo por expectativas, con el riesgo de agotamiento si no se producen avances en clave política", comentan en Bankinter.

Entre los más escépticos o cautos se muestra José Manuel Pazos, de IGF: "El Gobierno quería conocer la posición del BCE y ya la tiene. Esto significa que en un plazo breve, España va a formular su solicitud de ayuda. Pero habrá condiciones nuevas a cumplir. Las condiciones son siempre ajustes del gasto y reformas, con la pretensión de que mejoren la expectativa de crecimiento. Quienes crean que ese es el mejor camino, sin duda estarán hoy más satisfechos y para ellos se habrá dado un paso importante para salir de la crisis. Pero incluso para los optimistas hay un problema que en su momento tendrá una gran trascendencia. El BCE ha actuado contra el criterio alemán. Por primera vez, la Europa del euro certifica una división, nada menos que con su principal accionista", dice.

Lo que sí parece claro, es que por el momento la postura vertida por el BCE ha servido para poner límite a la sangría que venía sufriendo la prima de riesgo desde hace meses. Según un informe publicado esta semana por la OCDE el diferencial de la deuda española debería encontrarse incluso por debajo de la francesa (69 puntos básicos).

La Bolsa ha venido anticipando la posible ayuda del Banco Central Europeo. Desde mínimos de año ha recuperado el 32%, que ha sido prácticamente en los meses de verano. El Ibex continúa técnicamente en tendencia bajista, pero acaba de superar dos resistencias importantes que son los 7.200 y 7.600 puntos. "El escenario que manejamos a medio plazo en Europa es mucho más halagüeño, porque la seguridad de que el Banco Central Europeo puede corregir las distorsiones en los mercados de deuda de manera ilimitada ofrecerá tranquilidad y dará un balón de oxígeno a los países con problemas de cara a implementar las medidas oportunas", explica Daniel Álvarez, analista de XTB.

Parece, por tanto, que las próximas semanas serán estables, aunque no exentas de cierta volatilidad. El índice de oscilación en las Bolsas europeas se encuentra en los niveles más bajos de hace un año. "Aunque la crisis de deuda no está ni mucho menos resuelta, sí se están dando pasos en la buena dirección. En este contexto, y teniendo en cuenta la infraponderación de España en las carteras internacionales, así como la imposibilidad de ponerse cortos -prohibición vigente hasta el 23 de octubre-, parece difícil que el Ibex 35 registre retrocesos significativos. Ahora bien, avances adicionales a los ya registrados, dependerán de cómo se vayan saldando las numerosas e importantes citas de los próximos días", señala Renta 4.

Deterioro económico

Wall Street también ha dado un paso adelante en la semana. El S&P y el Dow Jones han alcanzado máximos de cuatro años, y el índice tecnológico Nasdaq, nuevos máximos de 2000. El punto discordante lo puso el dato de desempleo conocido en la última sesión: la creación de empleo en agosto resultó algo inferior a lo que preveían los analistas. "El mal dato de empleo junto con las pobres perspectivas que adelantan llevaría a la Reserva Federal a anunciar algún tipo de medidas de estímulo en su próxima reunión, aunque no esperamos un tercer quantitative easing", explican en Banco Sabadell.

El problema actual que tienen los mercados es que están soportando la crisis de deuda, pero también el deterioro de las economías. Las cifras siguen dando signos de debilidad en Europa. "La actividad mantiene su tendencia de deterioro, con la contracción extendiéndose del segundo al tercer trimestre y previsiblemente al cuarto, en la medida en que los síntomas de debilidad no se circunscriben a la periferia sino que son ya visibles en las economías del núcleo duro como Francia (débil consumo privado) o Alemania (deterioro de la inversión)", advierten en Renta 4.

En Estados Unidos, las referencias económicas dieron mensajes mixtos a los inversores en la última semana. En este sentido, cobra especial importancia la reunión que mantendrá la Reserva Federal el próximo jueves día 13. "Recordamos que en su reciente discurso en Jackson Hole, Ben Bernanke dejó la puerta abierta a más estímulos monetarios no convencionales si no se produce una mejora sustancial de los datos macro en Estados Unidos. Sin embargo, dado el sesgo ambiguo de las cifras recientemente conocidas, que apuntan a que la desaceleración no es tan pronunciada, y teniendo en cuenta que la Bolsa americana está en máximos anuales y dada la cercanía de las elecciones americanas -el próximo 6 de noviembre-, es posible que por el momento no se anuncie un nuevo quantitative easing", explican los analistas de Renta 4.

De cara al mercado español será esencial conocer cualquier pista o detalle que implicase la puesta en marcha de la ayuda del BCE. Y la rapidez con que se haga será primordial teniendo en cuenta las elevadas necesidades de financiación pública hasta finales de año, tanto para el Tesoro como para las Comunidades Autónomas. El erario celebró esta semana una subasta de deuda a distintos plazos cuyo resultado arrojó un fuerte recorte en los costes, pero también una demanda contenida por parte de los inversores.

En clave

Máximos en las Bolsas. El plan Draghi ha favorecido a las Bolsas europeas y estadounidenses. La Bolsa alemana ha alcanzado máximos de cuatro años, al igual de el S&P y el Dow Jones. Según Bloomberg, la compra de acciones de inversores alemanes en su mercado en el primer semestre fue la mayor desde el inicio de la crisis.

El euro avanza. El mensaje del presidente del Banco Central Europeo se interpreta como una firme apuesta por el euro. La divisa ha recuperado la cota de los 1,27 dólares, logrando así máximos de mayo. Desde finales de julio la divisa se ha apreciado un 6%.

Hacia el 8.000. El Ibex cerró la semana cerca de los 8.000 puntos; en la última sesión llegó a tocar esa cota, pero no pudo mantenerla al cierre. El 8.000 es la próxima resistencia a batir por parte del índice, después de haber superado el 7.200 y 7.645.