Pequeños gigantes | BMAT

Cuando música y tecnología fraternizan

Con seis años a las espaldas y sede en Barcelona, BMAT ha creado tres softwares que analizan y reconocen la música y la ponen al servicio de sus autores o distribuidores.

Un programa que juzga la voz del cantante, un software que le recomienda nuevos grupos de música basándose en sus gustos y un sistema capaz de indexar y reconocer todos los temas que se escuchan por la radio. En cuestión de seis años, estos tres productos han posicionado a la empresa barcelonesa BMAT (Barcelona Music & Audio Technologies) alrededor del planeta. Tienen más de 50 clientes en Europa, América y Asia y siguen en expansión.

En 2005, tres doctorandos descubrieron una serie de tecnologías recién salidas del horno que, bien aplicadas, podían abrir un mundo de oportunidades comerciales en un gran mercado inexplorado. æeuro;lex Loscos, Pedro Cano y Salvador Guerrera convencieron con su hallazgo a la Universidad Pompeu Fabra para que les convirtiera en su primera empresa spin-off.

"Vimos la posibilidad y tuvimos las ganas de emprender, y en 2006 creamos la compañía", dice æeuro;lex Loscos, director ejecutivo de la compañía. "Cuando empezamos en 2005-2006 queríamos centrarnos en el producto de recomendación musical. Afortunadamente, desde el primer día tuvimos clientes. Firmamos un acuerdo con Yamaha que nos permitió arrancar sin necesidad de solicitar capital riesgo ni capital externo y a día de hoy todavía preservamos esa independencia" asevera. Aquel primer producto, que aún hoy existe en el mercado, se llama Ella y es especialista en analizar, buscar y recomendar música.

Después de aquel primer acierto llegaron otros. "Empezamos a explorar la posibilidad de abrirnos a otros productos", recuerda. Las nuevas creaciones fueron Skore y Vericast. Loscos define Skore como el más "efectista" de sus retoños, porque ha sido utilizado en un programa tan popular como Operación Triunfo. Fue su primera licencia para este producto.

"Es un programa de análisis de voz cantada en que emulamos el comportamiento de un juez de canto. Uno puede cantar lo que quiera, incluso si es una canción que se está inventando, y nuestro software edita la voz, la proyecta sobre una escala cromática, mira expresiones como vibrato, portamento y otras características, y juzga lo buen cantante que eres".

Su tercer y último producto, Vericast, es también el que más esperanzas de crecimiento les está dando, y lo definen como su "software estrella". Es una tecnología de reconocimiento musical que, en un principio, intentaron licenciar como tecnología, "pero vimos que el mercado nos pedía que montáramos nuestro propio servicio", señala Loscos. En 2008 tomaron la decisión de arriesgarse y poner todos sus recursos para levantar el servicio de identificación y monitorización.

"Nuestro sistema escucha miles de radios y de televisiones de todo el mundo, compara el audio con una base de datos de 15 millones de canciones que tenemos y va identificando cada uno de los usos de música que se suceden en esos canales", explica. La empresa licencia esta información de manera casi exclusiva a entidades de gestión de derechos musicales. Estas necesitan tener información fehaciente de lo que ha sido usado en los medios de comunicación para poder distribuir las regalías que han recibido de Televisión Española, Telecinco, Radio Cataluña, etc., a los artistas y propietarios de la obra.

Datos básicos

Equipo

La plantilla de BMAT está formada por 28 personas, la mayoría con "un perfil muy técnico". El 70% tiene roles técnicos, pero casi todos dedican su tiempo libre a la música. "Intentamos que todos tengan una conexión con la música. Algunos solo tocan en una banda, otros no tocan pero hacen producciones, otros solo escriben o son intérpretes, pero hay pianistas, violinistas, guitarristas etc.", comenta æeuro;lex Loscos.

Facturación

Bmat opera globalmente con más de 50 clientes en Europa, América y Asia. En 2011 incrementó sustancialmente sus ingresos respecto a 2010 y alcanzó los 1,1 millones de euros. Este año tienen previsto cerrar con 1,6 millones. Actualmente comercializa tres líneas de productos en una tecnología protegida por varias patentes internacionales.

I+D+i

La empresa está constantemente involucrada en la investigación, la mejora y el desarrollo de sus propios productos. "Por el tipo de mercado en el que estamos compitiendo, necesitamos invertir muchísimo en desarrollo tecnológico", asegura Loscos, el director ejecutivo de la compañía.

A Singapur

Están a punto de firmar una serie de contratos en Asia y barajan la posibilidad de abrir una oficina en Singapur. "El inglés está entre sus idiomas oficiales y el Gobierno del país tiene previsto licenciar una infraestructura de soporte a industrias de propiedad intelectual y de audiovisual, y nuestra compañía cuenta con muchas opciones para obtenerla", resalta el principal directivo de la firma.

Internacional

El 90% de su facturación se obtiene de ventas fuera de España y su mercado secundario es Estados Unidos. Tienen una persona que hace desarrollo de negocio en Irlanda y desde ese trampolín están interesados en tener presencia en el norte de Europa. Su expansión internacional pasa también por abrir nuevas oficinas comerciales. Ya tienen representación en Argentina y su siguiente destino es Asia.

Monitorización musical

Desde 2006, BMAT ha aumentado su plantilla de 6 trabajadores a 28 y su expansión sigue en línea ascendente. "Somos muy ambiciosos", comenta su director ejecutivo. Han encontrado un modelo de negocio que escala y que tiene un ritmo de crecimiento muy significativo. "Ahora estamos monitorizando música y lo estamos haciendo para las entidades de gestión, pero sabemos que este servicio puede ser útil para muchas más organizaciones dentro del sector. Sabemos que es interesante también desde el punto de vista del marketing para los sellos discográficos y también desde el control de repertorio para las editoriales musicales. Además puede resultar útil para el artista saber exactamente dónde está sonando e incluso para los mánagers, a la hora de programar una gira por España".

La empresa aún no está explorando estos mercados, pero sabe que están ahí y que colocan su techo de crecimiento por las nubes. Al mismo tiempo pueden ofrecer otros servicios sobre la red de monitorización global que están levantando. Con la misma estructura podrían monitorizar publicidad y otros campos, todos los audiovisuales. Cada una de ellas abre un mercado que tiene un gran valor.

"Es muy fácil indexar la información que está online porque la mayor parte está en formato texto, pero nuestra idea va más allá, no se queda en utilizar música para los editores de gestión de sonido del mundo, eso es un primer paso para nosotros. Nuestro principal objetivo al final será poder catalogar toda la información que se emite en formato audiovisual, ya sea vídeo o audio", precisa Loscos.