Deloitte alerta sobre la continuidad del grupo

El auditor saca los colores a Martinsa Fadesa

El futuro de Martinsa Fadesa está en el aire, al menos según la opinión de su auditor. Deloitte alerta en su informe sobre las cuentas semestrales de diversas incertidumbres que pueden poner en peligro la continuidad de la compañía.

Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa
Fernando Martín, presidente de Martinsa-Fadesa

El calvario por el que ha pasado Martinsa Fadesa no ha terminado todavía y no solo porque sus pérdidas en el primer semestre del año alcancen los 317 millones de euros. Las curvas proceden más bien de lo que se percibe de cara al futuro y, según su auditor, el panorama no es tranquilizador.

Así lo refleja el informe que ha realizado Deloitte y que acompaña a los resultados del primer semestre. No se trata de una auditoría, sino de una revisión limitada, pero sus conclusiones son duras para la compañía. "Todas esas circunstancias indican la existencia de una incertidumbre significativa sobre la capacidad del grupo para continuar sus operaciones y para realizar sus activos y hacer frente a sus pasivos", escribe el auditor.

¿A qué circunstancias se refiere Deloitte? El auditor recuerda que queda pendiente la aprobación definitiva del nuevo convenio de acreedores de Martinsa. Los directivos de la entidad han preparado las cuentas dando por hecho que saldrá adelante porque todo apunta a que así será, pero lo cierto es que todavía no es firme. Si se rechaza el convenio, el revés económico sería importante.

A eso se une un plan de viabilidad preparado por el grupo que contiene algunos presupuestos que pueden no cumplirse, dice Deloitte. No está claro que se logre la financiación necesaria, que la compañía consiga vender los activos que quiere al precio que quiere y, desde luego, no está clara la evolución del mercado inmobiliario, que puede seguir a la baja y dar al traste con las asunciones que contiene el plan de viabilidad de Martinsa.

El auditor también llama la atención sobre la determinación del valor de mercado de los activos inmobiliarios que ha hecho la compañía. Se ha basado para ello en valoraciones de expertos independientes, pero Deloitte duda de ellas. "Considerando las desviaciones pasadas entre los precios de venta de los activos inmobiliarios del grupo, la evolución general de las valoraciones de activos inmobiliarios en los últimos meses y el actual proceso de obtención de liquidez del grupo, que puede implicar la necesidad de realizar activos inmobiliarios en el corto plazo, podrían ponerse de manifiesto minusvalías adicionales en el valor de realización de los activos inmobiliarios del grupo no registradas en los estados financieros intermedios", señala el informe. Deloitte ha preferido no hacer una cuantificación objetiva de esas posibles minusvalías, pero quiere dejar patente que es posible que la compañía tenga que hacer frente en un futuro bastante próximo a dificultades no previstas en sus cuentas.