Muy confidencial

La sorpresa del verano en Sacyr

Más allá del mal resultado del cierre de semestre (735 millones en rojo), motivado por el conflicto de Repsol en Argentina, Sacyr está viviendo en su propio consejo uno de los hechos inesperados para la compañía en este verano: el gradual fortalecimiento en el capital del empresario de la construcción José Moreno.

Fuentes internas aseguran que no se esperaba movimiento alguno del propietario de la constructora Altec, pero este no ha dejado de alimentar su paquete de acciones. Moreno llegó a Sacyr a finales de 2010 de la mano del ex presidente Luis del Rivero. Por entonces invirtió en el marco de una ampliación de capital dirigida a reforzar la salud financiera del grupo. En las fechas en que tuvo lugar la última junta de accionistas, el 21 de junio, el empresario contaba con el 5,23% de Sacyr. Como informó Cinco Días, la intención del que fue ex directivo de Ferrovial y compañero en esa empresa del propio Del Rivero o del actual presidente de Sacyr, Manuel Manrique, es alcanzar en torno al 10%. Una carrera que está siendo afrontada sin prisa alguna y con viento a favor, a la vista de la actual cotización del grupo constructor (1,37 euros).

Tras la adquisición de 35.000 acciones el 15 de junio a 1,44 euros, las operaciones se han ido repitiendo y cada vez a mejor precio. José Moreno compró 340.000 acciones el 10 de julio a 1,36 euros; ha recibido 1,1 millones de títulos procedentes de la ampliación de capital liberada (una acción nueva por cada 20 antiguas), y ya el día 26 volvió a salir de compras para hacerse con 716.000 títulos más al precio unitario de 1,05 euros.

Este ingeniero de caminos de 52 años está ya en el 5,5%, acechando la posición del 6% del presidente Manrique. Cuenta con un sillón en el consejo de administración, que él mismo ocupa, y sus inversiones en periodo de rebajas, coincidiendo con las ventas en bloque del ex presidente Del Rivero, levantan expectación.

Cuentan quienes le conocen que a finales de los ochenta Moreno tuvo la invitación de sus compañeros José Manuel Loureda, Félix Riezu y Luis del Rivero para crear Sacyr junto a ellos. Todos abandonaron Ferrovial, pero tomaron distintos caminos. José Moreno apostó por la aventura en solitario y su constructora, Altec, factura 120 millones anuales con su actividad centrada en la obra pública local. Dos décadas después, este inversor, poco amigo de los flashes y gran conocedor del sector de las infraestructuras, apunta a convertirse en un nuevo hombre fuerte en Sacyr.