Tres décimas más de la estimación inicial

El hundimiento del consumo lleva la caída del PIB hasta el 1,3%

La fuerte caída de la demanda nacional, un 3,9%, ha agravado la recesión en España. El INE ha confirmado la reducción del PIB en 0,4 puntos porcentuales en el segundo trimestre del año, pero ha elevado hasta el 1,3% la contracción de la economía en los últimos 12 meses.

Operario en una planta industrial
Operario en una planta industrial

La economía española se contrajo un 0,4% en tasa intertrimestral durante el segundo trimestre del año y registró una caída interanual del 1,3%, pronunciando en ambos casos los descensos del primer trimestre del año. El dato interanual es tres décimas superior al 1% apuntado por el INE a finales de julio Sí coincide, en cambio, la cifra del -0,4% trimestral.

La demanda interna cayó a un ritmo del 3,9%, el más elevado desde 2009, con el consumo de los hogares acelerando el ritmo de caída. En el segundo trimestre se redujo un 2,2%, siete décimas más que el trimestre anterior. Como explica el INE, este comportamiento "está en línea con la reducción de la remuneración de asalariados, principal recurso de los hogares para enfrentarse al gasto en consumo. Dicha remuneración decrece a un ritmo del 3,9%".

Además de los hogares, también las administraciones públicas recortaron su gasto, en este caso a una tasa del 3%, si bien en este apartado la reducción es inferior al 3,6% del primer trimestre. La inversión, por su parte, acelera su caída hasta el 9,4% sobre el 7,7% del primer trimestre, consolidando el empeoramiento que empezó a mediados de 2011.

El sector exterior sigue siendo la única parte positiva de la composición del PIB, al aportar 2,6 puntos a la economía. La contribución es muy inferior a la del año pasado a estas alturas, pero aun así las exportaciones crecen más que en el primer trimestre, un 3,3%, mientras las exportaciones reducen su descenso, del 5,9% al 5,4%.

Con la revisión de los datos de los últimos trimestres, las cifras de 2011 se han revisado hasta arrojar una contracción del 0,7%. Es más, dado que la economía española registró un crecimiento trimestral negativo en el tercer trimestre de 2011, aunque de "escasa cuantía", suma ya cuatro trimestres en recesión, con las caídas del PIB del 0,5% en el último trimestre de 2011 y el 0,3% en el primero de 2012.

Sube la productividad

Por otra parte, los costes laborales han agudizado su tendencia a la baja. El coste laboral unitario por trabajador se ha reducido en un 2,1%, según las cifras del INE, dado que la partida de remuneración de los asalariados ha caído un 3,9%, más que la economía.

La fuerte caída de la masa salarial, como explica el INE, "es consecuencia del descenso de algo más de un punto en el número de asalariados (del -4,0% al -5,1%) y de la desaceleración de dos décimas en la remuneración media por asalariado (del 1,5% al 1,3%)".

De este modo, el número de horas efectivamente trabajadas por las personas ocupadas en la economía pasa del -3,5% al -3,7% en este trimestre. La diferencia entre esta evolución y la de los empleos equivalentes a tiempo completo se debe al aumento en el crecimiento de la jornada media a tiempo completo, que pasa del 0,1% al 1,0%.

El excedente de explotación, es decir la partida que mide los beneficios de las empresas, desacelera ligeramente su crecimiento, del 3,6% al 3,4%.

Caída del PIB nominal

El PIB valorado a precios corrientes acelera la contracción de su nivel en ocho décimas, desde el -0,2% hasta el -1,0% en el segundo trimestre de 2012. Como consecuencia del crecimiento del PIB tanto a precios corrientes como en volumen, el deflactor implícito de la economía se desacelera dos décimas, alcanzando el 0,3%.