"Ha llegado la hora para los países que lo pidan", asegura

Hollande llama a usar los mecanismos de rescate

El presidente de Francia, François Hollande, considera que "ha llegado el momento" de aplicar los dispositivos acordados para el fondo permanente de rescate europeo (MEDE) cuando así lo solicite algún país de la eurozona.

Francois Hollande, presidente de Francia
Francois Hollande, presidente de Francia

"Existe un acuerdo para que el mecanismo europeo de estabilidad (MEDE), en cooperación con el BCE, pueda intervenir para reducir los tipos de interés de las deudas soberanas cuando sean prohibitivos. Ha llegado la hora de aplicar esos dispositivos para los Estados miembros que así lo pidan", indicó el jefe del Estado.

Hollande, que habló durante la apertura de la XX Conferencia anual de Embajadores, expresó su deseo de que para finales de septiembre "todo esté en su lugar".

En la cumbre europea de junio pasado, los líderes acordaron flexibilizar las condiciones para que los fondos europeos de rescate -el actual FEEF y el futuro MEDE- puedan comprar deuda en el mercado primario de países en apuros que lo pidan.

El mes pasado, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, indicó que el organismo podría reanudar las compras de deuda soberana en el mercado secundario pero sólo si el país en apuros pedía primero la intervención del fondo europeo de rescate.

En junio, los líderes europeos acordaron asimismo que el MEDE pueda recapitalizar directamente a bancos con problemas - en lugar de que la ayuda aumente la deuda pública del país, como ahora-, una vez que se establezca una supervisión europea única, en el marco del proyecto de unión bancaria.

En su discurso, el presidente francés abogó por que el consejo europeo del próximo 18 de octubre ratifique esas decisiones y que antes de finales de año haya un compromiso sobre un "marco bancario integrado y una supervisión a nivel europeo" por parte del BCE.

Por otra parte, Hollande abogó porque el rol del Eurogrupo y de su presidente sean reforzados y porque se celebren con más regularidad cumbres de los jefes de Estado y de Gobierno de la eurozona, más allá de las dos al año actuales.

"Esa profundización nos debe permitir aplicar los instrumentos de solidaridad necesarios", añadió.

A su juicio, la unión presupuestaria deberá evolucionar en el futuro hacia una "mutualización de las deudas, para absorber en las mejores condiciones cada una de las reservas de deudas existentes."

Hollande subrayó además que Francia "está totalmente determinada a actuar para preservar el euro", y en esa línea defendió el mantenimiento de Grecia en la eurozona, si bien recalcó la necesidad de que ese país dé muestras de credibilidad sobre su programa de reformas y ahorro.