"Estamos centrados en la ayuda bancaria"

Bruselas dice que no está negociando otro rescate para España

Bruselas no está negociando con España la petición de un rescate para aliviar la presión sobre la prima de riesgo. Aunque el Ejecutivo español ha reconocido contactos con algunos países, la Comisión Europea dice que no espera una petición formal de ayuda "a corto plazo".

La Comisión Europea (CE) no mantiene negociaciones con España sobre ninguna asistencia más allá de la ya concedida para apoyar a los bancos, y no espera que el país vaya a solicitar un nuevo programa a corto plazo, dijo el portavoz comunitario de Asuntos Económicos, Simon O'Connor.

"Ya hay un memorando acordado con España para la ayuda financiera del FEEF (Fondo Europeo de Estabilidad Financiera) para la recapitalización del sector bancario español. Nosotros, y las autoridades españolas, estamos totalmente centrados en la aplicación de ese programa sectorial", aseguró O'Connor.

Según el portavoz, "no hay negociaciones en curso sobre ningún otro tipo de programa para España".

"No se ha recibido ninguna petición de España para ningún otro tipo de asistencia financiera y no esperamos una solicitud de ese tipo a corto plazo", insistió.

El pasado 3 de agosto, el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, no descartó que el país pudiera solicitar ayuda a Europa para rebajar sus costes de financiación, aunque dejó claro que sólo tomará una decisión una vez que el Banco Central Europeo (BCE) haya dado detalles de las medidas que prepara para aliviar las tensiones sobre la deuda.

Sólo unas horas antes el presidente del BCE, Mario Draghi, había anunciado que la entidad estaba abierta a comprar deuda soberana en el mercado secundario para apoyar a los países en más apuros, siempre que estos activasen la ayuda del FEEF.

Este lunes, el miembro alemán en el comité ejecutivo del BCE, Jörg Asmussen, insistió en que Fráncfort "sólo actuará paralelamente con el FEEF".

"Un Estado debe presentar una solicitud de ayuda y cumplir numerosas condiciones político-económicas. En mi opinión sería bueno exigir que se debe presentar una solicitud de intervenciones en el mercado primario por el FEEF y el MEDE (su futuro sucesor), antes de que actúe el BCE", insistió.

El fondo de rescate prevé en su reglamento la posibilidad de ser utilizado para comprar bonos, pero para ello debe haber una solicitud oficial del país en cuestión y éste debe negociar un Memorando de Entendimiento con sus socios, en el que se fijan unas condiciones.

A priori, en el caso español, esas contrapartidas podrían limitarse al cumplimiento de las medidas ya en curso, según dio a entender el pasado fin de semana el ministro español de Economía, Luis de Guindos, en una entrevista con Efe.

"De alguna forma ya están muy definidas (las condiciones). Yo creo que España ha presentado su programa de ajuste presupuestario y sus reformas estructurales, que desde un punto de vista genérico están aceptadas como suficientes y adecuadas", explicó.

De Guindos indicó que las posibles contrapartidas a una ayuda europea a España se definirán previsiblemente en las reuniones del Eurogrupo y Ecofin (ministros de Finanzas de los países del euro y de la UE) que tendrán lugar en la segunda semana de septiembre.

Antes, el 6 de septiembre, tendrá lugar la primera reunión del BCE tras el receso estival, en la que podría dar más detalles sobre sus intenciones.