Están entre los más rentables de Europa

¿Cuál es el secreto de los bancos suecos?

Están entre los más rentables de Europa y son envidiados por sus competidores.

Estocolmo, capital sueca
Estocolmo, capital sueca

En una céntrica plaza de Estocolmo se pueden encontrar a los tres bancos más rentables de Suecia. Svenska Handelsbanken, Nordea Bank y AB SEB, todos ellos están en el parque Kungstraedgaarden. Junto con Swedbank, estas tres entidades tienen el honor de estar entre los 10 principales bancos europeos por rentabilidad ajustada al riesgo en la última década, según el ranking de rentabilidad sin riesgo de Bloomberg.

Handelsbanken registra los segundos mejores rendimientos y Nordea, el mayor banco de la región nórdica, ocupa el cuarto lugar entre los 38 bancos que forman el índice de servicios financieros de Bloomberg. Los bancos se han centrado en la banca minorista en los países nórdicos, una región rica con un amplio sistema de bienestar, y evitado lo peor de la crisis de deuda de Europa.

Con la lección aprendida tras la crisis bancaria de los países nórdicos a principios de la década de los 90, las normas de capital son más estrictas que en otros países europeos, como medida preventiva para intentar que los bancos sean menos vulnerables a la caída de los precios inmobiliarios.

El modelo puesto en marcha durante esa crisis, a diferencia de lo que se está haciendo ahora en otros países europeos, penalizó a los acreedores, a los accionistas, destituyó a la gerencia de los principales bancos y prácticamente no costó nada a los contribuyentes. El resultado final ha sido un sistema bancario saneado después de la nacionalización y todos los activos tóxicos vendidos por una agencia estatal.

El origen de la crisis fue muy similar al español, tras la liberalización financiera de los años ochenta, la fiebre de la propiedad inmobiliaria provocó una inflación de activos y una burbuja que acabó explotando en 1992, con el resultado de contracción económica durante dos años, desempleo casi al 12% y unos tipos de interés que pasaron del 1% al 5%. En ese momento, un Gobierno conservador apoyado por el principal bloque político del país, la socialdemocracia, decidió garantizar la totalidad de los depósitos y la deuda de los 114 bancos del país, pero no el capital de los accionistas. Fundó una agencia para supervisar a aquellas instituciones que necesitaron recapitalización, y otra más para vender los activos tóxicos, fundamentalmente propiedades adquiridas vía ejecución.

El Estado exigió a las instituciones cuantificar sus pérdidas, antes de ir a pedir fondos para recapitalizarse. La siguiente fase fue la de exprimir a los accionistas, exigiendo que por cada corona invertida en la banca, el Estado al menos recuperaría la misma cantidad. Esta posición tan firme hizo que, por ejemplo, el mayor banco sueco de la época (el SEB) prefiriese inyectar sus propios fondos para evitar caer en la nacionalización.

Al final de la crisis, el Estado sueco era dueño de buena parte del sistema financiero nacional y la agencia pública había extraído todo el capital social antes de inyectarles dinero. Una vez se estabilizaron los mercados, el Estado vendió las entidades y cosechó beneficios, reduciendo a casi un 0% sobre el PIB el gasto neto efectuado.

Lecciones de crisis

El desempeño de los bancos de Suecia es "principalmente un resultado de experiencias y conocimientos útiles durante la crisis bancaria de los países nórdicos", dijo Anders Nyren, director ejecutivo de la compañía de inversión sueco AB Industrivaerden, que posee el 11% de Handelsbanken. También hay "un entorno macroeconómico sólido en la región Nórdica y el hecho de que el negocio de venta al por menor más estable es sinónimo de una mayor parte de las operaciones de los bancos nórdicos", dijo.

Los reguladores suecos están ahora imponiendo normas más estrictas de capital para sus cuatro mayores bancos que los propuestos por la Unión Europea y el Comité de Basilea de Supervisión Bancaria. Los bancos tendrán que cumplir con los ratios de capital de Tier 1 de al menos el 10% desde 2013 y un 12% dos años después frente al mínimo de Basilea, de 7%, que entrará en vigor en 2019.

Los reguladores suecos afirman que los estándares son más estrictos porque los bancos representan aproximadamente cuatro veces el tamaño de la economía de 540.000 millones de dólares. Suecia ha visto su economía resistir una contracción en la zona euro. El crecimiento fue de 1,4% en el segundo trimestre desde los tres meses hasta marzo, siete veces las previsiones del consenso de analistas.

"Los riesgos en los bancos suecos son mucho menores que en nuestros compañeros europeos", dijo Goran Bronner, director financiero de Swedbank, en una entrevista telefónica. "Suecia es un mercado muy homogéneo. Las experiencias de la década de 1990 son muy importantes".

Nordea ha utilizado su fuerza para convertirse en el tercer banco más grande de Europa el mes pasado entre los 20 bancos nórdicos, alemán, francés, español, italiano, austriaco y del Reino Unido en términos de capitalización de mercado. El español Santander y el francés BNP Paribas son más grandes. Handelsbanken es el número ocho frente al 18 que ocupaba en 2007, según una presentación de Nordea del mes pasado.

Las acciones de Nordea han subido un 23% este año mientras que los títulos de Handelsbanken han recuperado un 35%, comparado con las ganancias del 9,2% del índice servicios financieros de Bloomberg.