Advierten de que el permiso afectará a la competencia

Telefónica y Vodafone critican al regulador británico por abrir el 4G a Everything Everywhere

El regulador británico Ofcom ha autorizado a Everything Everywhere, filial de Deutsche Telekom y France Telecom, a lanzar el 4G a través del espectro del que ya dispone. Este permiso ha sido criticado por Telefónica y Vodafone, que consideran que distorsiona la competencia.

Dos personas pasan frente a una tienda de O2 en Londres
Dos personas pasan frente a una tienda de O2 en Londres

La industria británica de las telecomunicaciones vuelve a estar inmersa en una grave dispuesta entre el regulador Ofcom y las operadoras. Y es que la autoridad de las telecos ha autorizado hoy a Everything Everywhere (EE), compañía participada por Deutsche Telekom y France Telecom, a lanzar los servicios de 4G a través del espectro de la banda de 1.800 MHz del que ya dispone a partir del 11 de septiembre.

"Siguiendo las consultas, Ofcom ha concluido que las licencias de EE permitirán la distribución de servicios que darán beneficios significativos a los consumidores y que no hay riesgo material de que esos beneficios distorsionen la competencia", señaló el regulador. Ofcom añadió también que su decisión tiene en cuenta la próxima subasta de espectro en las bandas 800 MHz y de 2,6 GHz, que será destinado al 4G, que tendrá lugar a final de año.

La decisión del regulador ha provocado el enfado del resto de compañías del sector, lideradas por Vodafone y Telefónica, que ya con anterioridad se habían mostrado contrarias a que EE pudiera lanzar el servicio de 4G antes de que se llevase a cabo la subasta.

Así, por ejemplo, Telefónica señaló que está muy decepcionada con el anuncio de Ofcom de hoy, porque supone "que la mayoría de los consumidores se verán excluidos de la primera ola de servicios digitales. Esta decisión debilita el entorno competitivo de los servicios 4G en el Reino Unido".

A su vez, Vodafone señaló que la autorización ha provocado un "shock" en la compañía, al asegurar que el regulador no ha cuidado de los mejores intereses para consumidores, empresas y el conjunto de la economía. La compañía indicó que al autorizar a un operador a que ofrezca un servicio antes que sus rivales, se está creando una distorsión en la competencia. Three, filial de Hutchison Whampoa, también se mostró crítico con la decisión de Ofcom, al considerar que afectará a la competencia.

En principio, dentro del actual escenario, Vodafone y Telefónica deberán esperar a la subasta de espectro, que tendrá lugar a final de año, para disponer de frecuencias para el 4G. Para ambas empresas, Reino Unido tiene un gran peso en sus cuentas. Así, durante el primer semestre, el mercado británico aportó el 11% del volumen de negocio global de Telefónica, mientras que, en el caso de Vodafone, supuso el 12% de sus ingresos por servicios en su primer trimestre fiscal.

En este contexto, parece claro que la decisión del regulador no ha sentado nada bien en las empresas. En este sentido, diversos analistas han coincidido en que al lanzar antes los servicios de 4G, que tendrán un gran peso en el desarrollo del internet móvil, EE tendría una ventaja comercial sobre sus rivales.